access_time 16:11
|
5 de enero de 2007
|
|

Tribulaciones y especulaciones calientes

Mendoza es, quizás sin que se lo proponga, un banco de ensayo de la política nacional. La concertación, la centro izquierda y la derecha jugaron sus cartas con la sanción del presupuesto y mostraron algo del país político que se nos viene. También empiezan las vacaciones. Velan armas. Biffi se decidió y será candidato. Cornejo duda entre darle pelea, irse con Cobos a la Nación o disputar la intendencia de Godoy Cruz

    El gobernador Julio Cobos logró hacer debutar, ya en las primeras horas del 2007 y con relativo éxito, a la concertación que lleva adelante junto al presidente Néstor Kirchner. El triunfo, algo forzado y trabajado, se consiguió en Diputados en la madrugada de ayer, cuando la cámara le daba media sanción al presupuesto de este año.Ya poco importaba –en términos políticos, claro– lo que podría suceder con la ley en el Senado, porque allí jugarían otros escenarios políticos por la conformación de fuerzas que posee esa cámara y por otros intereses también.

   La prueba de fuego estaba en Diputados, a tal punto que recién a las 6.30 de ayer se aprobaba el último de los artículos. Si hubo una puesta en escena de parte del peronismo en hacer ver a todo el mundo que algunos artículos no le cerraban o cuando cacarearon, utilizando algunas insinuaciones, que Cobos pedía y pretendía algunos superpoderes para manejarse sin la Legislatura, quizás no se sepa nunca. Es posible que, por demostrar alguna dosis en existencia de integridad, independencia y orgullo, en última instancia hayan amenazado con trabar la norma si no se modificaban algunos artículos.Y tampoco habría que descartar que la movida haya sido acordada con el propio oficialismo cobista y que el acuerdo se haya abrochado mucho antes.

    Todo puede ser posible. Lo cierto es que, con esos aditamentos o no, en Mendoza se pudo ver, este comienzo de año, una pequeña pero muy clara demostración de lo que puede suceder en la arena política a nivel nacional. Mendoza puede ser un botón de muestra, un banco de ensayo del gran escenario que lidera Kirchner.

   Radicales cobokirchneristas y peronistas obligados a cobolizarse por un lado, gente del Ari por otro y la derecha demócrata por el suyo. Nada más claro de cómo se puede presentar la política nacional en este caliente 2007. Buceando en otros motivos que pudieron influir en el apoyo del peronismo al presupuesto, aparece una velada amenaza lanzada en plena madrugada por el radical bifista Daniel El Huevo Vilchez. Cuando las objeciones del peronismo seguían firmes, el portavoz del oficialismo les lanzó que el gobierno de Cobos no tenía problemas en comenzar el año con el presupuesto del 2006, gobernando con “criterio selectivo” –según deslizó– y moviéndose por decreto,“como lo hace Kirchner en la Nación”.

     La sola mención de tal posibilidad movilizó al peronismo concertador a dejar los planteos y arreglar con lo que habían conseguido. Sea como fuere, está claro que aparecen dos modelos bien delimitados de provincia, como puede suceder a nivel nacional. El Presupuesto aprobado ha jugado muy cerca de lo no permitido constitucionalmente y, en algunos casos, “se ha desconocido la división de poderes, se ha tratado de una delegación de superpoderes, porque lo que dice la norma puede ser modificado por el Poder Ejecutivo”, denunciaron, casi en soledad, desde el ARI. Con el presupuesto aprobado, Cobos inicia sus vacaciones.

   Fiel al estilo de cuidar las apariencias, las formas y de evitar cualquier pensamiento malintencionado, el gobernador ha dejado trascender que se va a la costa atlántica, a una casa que le prestó un amigo. Esto no es un dato menor. En el universo cobista –y en el kirchnerista–, es clave la imagen que el ciudadano se haga del conductor del Gobierno. Cuando este diario se manifestó en favor de un debate amplio sobre el sueldo de los funcionarios, el gobernador fue invadido por la ira al interpretar que se ponía en duda su nivel de vida con ingresos que no podían sostenerlo.Casi con culpa, el gobernador viajará este fin de semana a la costa a la casa de su amigo.

    César Biffi, quien ya decidió convertirse en el candidato a suceder a Cobos (tema que abordamos más adelante), hasta último momento había dispuesto no salir de vacaciones y quedarse en su casa. Lo convencieron de que se fuera,pero sólo por unos días, les advirtió a sus más cercanos y también a su familia, que se lo ha reclamado.Todo se analiza en el cobismo: las formas, el maquillaje, las encuestas, el qué dirán. Biffi cambió su casita de barrio por otra en uno más paquete, semiprivado. El irse de vacaciones a la costa era dar que hablar maliciosamente. Otro cobista, el diputado nacional Alfredo El Petiso Cornejo, por el momento habría decidido vacacionar en Mendoza, en la casa del hijo de una dirigente menemista que está siendo cuidada por un amigo peronista y concertador.

    Pero el caso de Cornejo es distinto a los anteriores.Por ahora permanece en la provincia analizando su futuro: dar o no pelea por la gobernación, ahora que Biffi ha decidido aceptar la candidatura; esperar a que Cobos se asiente a nivel nacional y hacer nido junto a él en esas tierras o volver con fuerza a Godoy Cruz y pelearle al bifista Vilchez la candidatura a intendente.

   No son temas menores ni fáciles de resolver. Hay que entender a Cornejo: sabe que muy pocas oportunidades como la de este momento se le presentarán para pelear por la gobernación. Pero su dilema está en jugar mal y equivocarse, más cuando en Godoy Cruz hay algunos que no le perdonan sus roces con Biffi e impulsan a Vilchez como sucesor del mismo, quizás el más leal de todos los colaboradores que haya tenido el intendente durante su gestión. Inteligente y sagaz como pocos, Cornejo advierte que todo el poder de Cobos hoy puede jugar a su favor.

   Quién sabe si mañana Cobos seguirá contando con esa herramienta fundamental que hoy le sirve de chaleco antibalas ante tantos enemigos que se fue creando por su lucha enconada de llevar al radicalismo mendocino a las manos de Kirchner, trabajando por sí mismo y, obviamente, por Cobos.

   Como se mencionó más arriba, Biffi ya tomó la decisión de aceptar la candidatura a gobernador. Pero, por un acuerdo alcanzando con el propio Cobos, se anunciará oficialmente a fines de enero o primeros días de febrero, si todo transcurre sin alteraciones. Horas antes de que se fuera el 2006, en una casa en Chacras de Coria, se reunió un reducido grupo de dirigentes cobistas junto al intendente Biffi. Mario de Casas, según afirman quienes reconstruyen ese encuentro, dirigiéndose a Biffi, le pidió que se definiera y que dejara las dudas de lado.

     “Si querés ser el candidato, todos te apoyamos; si no, dejá pasar al Alfredo.Ahora bien, tenés que salir a decir que el candidato es el Alfredo y que le das todo el apoyo”, cuentan que le dijo. Biffi respondió que había que seguir con la misma estrategia de no hacer olas, de seguir debatiendo. Pero a los más íntimos y cercanos les dijo que sí y les pidió que empezaran a difundirlo.Y fueron ellos los que lo impulsaron, ya más tranquilos, a que se tomara unos días de vacaciones.

    En ese momento comenzaron las tribulaciones de Cornejo. Lejos de todo análisis fino, aprobado el Presupuesto 2007, la clase política se prepara para sus vacaciones. Con la frescura del Atlántico o bajo la sombra de los árboles frondosos de alguna quinta de Chacras, se recobrarán y se buscarán fuerzas para la gran batalla. Será un año movido hasta la próxima primavera, cuando los ciudadanos, como sucede una vez cada dos años, tomemos la sartén por el mango y a quienes hoy nos miran por sobre el hombro, los veremos besar a nuestros chicos y viejos y sacar a relucir un menú interminable de promesas y espejitos de colores.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.