access_time 20:33
|
19 de junio de 2007
|
|
MAL ESTADO DE LOS DURMIENTES

Tres trenes de carga volcaron por el frío durante el fin de semana

Si bien en ninguno de los casos hubo que lamentar víctimas fatales o daños serios, tres ferrocarriles de carga volcaron en diferentes episodios registrados en el Gran Mendoza y el Este durante el fin de semana largo.

    Si bien en ninguno de los casos hubo que lamentar víctimas fatales o daños serios, tres ferrocarriles de carga volcaron en diferentes episodios registrados en el Gran Mendoza y el Este durante el fin de semana largo. El causante fue el frío, sumado al mal estado de muchos durmientes de las vías, que llevaron a que cedieran los rieles y las formaciones se descarrilaran. Por más que es un problema que se repite invierno tras invierno, según indicaron algunos trabajadores, parece que no existe una solución inmediata o a corto plazo.

LOS HECHOS. El más relevante de los accidentes se registró ayer a la mañana, pero fueron tres los siniestros durante el fin de semana en los que trenes de carga se descarrilaron y volcaron. El primero de ellos tuvo lugar el sábado en Alto Verde, San Martín. Un convoy que llevaba un cargamento de vino y conservas de tomate volcó desparramando su carga sobre las vías. En tanto, durante la madrugada del domingo, otro tren tumbó en Palmira con un cargamento de carbón.

    Finalmente, el tercero de los imprevistos tuvo lugar durante la mañana de ayer en Maipú, más precisamente en el tramo comprendido entre Coquimbito y Gutiérrez. Por allí circulaba el tren M–56 de la empresa ALL con un cargamento de arena y ripio, guiado por Leonel Calderón (47), con destino a Palmira. Cerca de las 7.30, uno de los eclipses –trozo de metal que une los rieles entre sí– cedió ante el peso del transporte y su rotura ocasionó que el tren –que circulaba a una velocidad de 20 kilómetros por hora– derramara 90 toneladas de arena y ripio que llevaba en dos de los siete vagones.

LA CAUSA. Según informó personal de la firma que participó en la asistencia del último accidente son muy comunes estos accidentes cuando hace mucho frío o mucho calor. Es que, con las heladas que cayeron durante la noche del sábado y la del domingo, el hierro de los rieles alcanzó temperaturas cercanas a los -10 ºC.

    El congelamiento, sumado al mal estado de la madera que compone los durmientes y la humedad del suelo –ya que en la zona existen varias fincas que son regadas frecuentemente– llevaron a que la vía no soportara el peso de todos los vagones, que pesaban, incluyendo la carga, alrededor de 70 toneladas cada uno. “Las altas o las bajas temperaturas dilatan y contraen el riel y el durmiente cede con el peso del tren. Entonces, es tal la presión, que la unión de los rieles –denominada eclipse– termina por destrozarse y hace que el tren descarrile y vuelque”, indicó el operario.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.