access_time 17:44
|
14 de octubre de 2009
|
|
DESAFIANDO EL SABER POPULAR

Tres parejas se casaron el martes 13: dos en la cárcel y una en el Central

Pese a las supersticiones, hubo tres uniones, aunque ninguna en el Registro Civil. Ayer fue un día considerado de mala suerte en muchos países. Los inicios de una jornada especial.

Tres parejas decidieron casarse ayer, pese a los mitos populares que giran en torno al funesto martes 13. Algunos tratan de que sus eventos no coincidan con la fecha, otros hasta sienten fobia, pero lo cierto es que este día infunde mucha desconfianza, aun en la sociedad posmoderna y nihilista de estos tiempos.


 MARTES 13. “No te cases ni te embarques”, sostiene el dicho popular, sin embargo, tres parejas decidieron contraer matrimonio en este día. Sin tomar en cuenta supersticiones o fábulas y con situaciones un tanto “delicadas”, seis personas decidieron unir sus vidas en matrimonio. “Estamos muy felices, Dios nos unió. Nosotros estamos con Él, así que no le tememos a nada”, dijo Juan Carlos Romero, flamante marido de Dolores Astudillo. Juan era viudo, padece de pólipos en los intestinos, por lo que ha tenido que ser internado reiteradas veces. Conoció a Dolores hace tres años y fue, según dice, “un encuentro que Dios puso en sus caminos”. Ambos querían casarse desde hace tiempo, pero siempre se interponía alguna cirugía.


     De esta manera perdieron cinco fechas en el Registro Civil, y esta vez se la pasaron al martes 13, luego de su última cirugía. Así, bajo el artículo número 188 del Código Civil, que se utiliza cuando un ciudadano está imposibilitado para trasladarse a las oficinas del Registro Civil pero se encuentra con sus plenas facultades para casarse, según explicó la jefa de Registro de la zona del Gran Mendoza, Antonia Minelli, Dolores y Juan se casaron ayer en el Hospital Central. “Conocí a Dolores seis meses antes de mi primera intervención y a partir de entonces no se separó más de mi lado”, contó Juan, que cuando se le preguntó por qué deseó casarse, respondió sin dudar: “Para tener las cuentas claras con el Señor”.


    De esta manera, la pareja cristiana festejó la ceremonia con familiares y amigos. “Cuando salga del sanatorio, vamos a hacer la fiesta. Espero que sea pronto y sano”, comentó Juan. Otras dos parejas también decidieron unir sus vidas en matrimonio, aunque estas se desarrollen dentro de la cárcel de Boulonge Sur Mer. Se trata de internos de la Penitenciaría que tenían la ceremonia planeada para el 5 de noviembre, pero a causa de problemas burocráticos de papeleo, tuvieron que pasarla a este supersticioso día. “Ni nos importa el día, lo único que deseábamos era unir nuestras vidas”, comentó Ángel, esposo de Alejandra. Ellos llevan juntos 22 años y les pareció que era momento de oficializar su relación.


    Padres de catorce chicos, cuentan que se conocieron en la Galería de los Enamorados en Las Heras. “Yo les doy todo mi apoyo, lo importante es que ella sea feliz”, expresó Gastón, hijo de Alejandra. A su vez, Jonathan y Graciela, dos internos que se conocen desde hace seis meses, aseguran que deseaban darle más seriedad a su relación. En el ambiente de celebración que se vivía en la capilla del penal no faltó el chiste. “Se van a llevar re bien, ya que se van a ver una vez por semana”, tiró alguien, deseándoles suerte a los recién casados.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.