access_time 15:16
|
29 de octubre de 2009
|
|
TEATRO INSTRUMENTAL

Tres frases de Mafalda son la base de Bestiateplañate

La obra que se estrena hoy fusiona la actuación con el canto y fue creada por Rodrigo Maturana a partir de los cuestionamientos del personaje de Quino.

    Los alumnos de las cátedras de Práctica Orquestal y Composición de la Escuela de Música de la Facultad de Artes de la UNCuyo presentan hoy a las 21 en el teatro Universidad su concierto, en el que, entre otras, se estrenará Bestiateplañate, una obra de teatro instrumental creada y dirigida por Rodrigo Maturana e interpretada por las cantantes Érica Módica, Luciana Orellana y Natacha Sánchez. El programa de esta noche se completa con otros dos estrenos, El comentario de los vientos, de Mauricio Lúquez, y Opus D, para flauta, saxo alto, saxo tenor, de Marcelo Reinoso, y con la interpretación de obras de Antonio Vivaldi, Franz Schubert y Henry Mancini, a cargo de la orquesta juvenil (ver aparte).
BESTIATEPLAÑATE. Desilusionada, Mafalda deja caer el papel en el que había preparado un mensaje para la gente que aún no nace (“Antes de venir, piénselo”); una de las preguntas que se hace la pequeña cuestionadora es si los cañones son los ruleros de la libertad, y también se anima a afirmar que, “más que un planeta, esto es un inmenso conventillo espacial”. Estas son las dudas que, planteadas algunas vez por el personaje de Quino, sirvieron como disparador para que Rodrigo Maturana creara Bestiateplañate, nombre que también proviene de la tira. El formato elegido por Maturana para poner en escena esta creación es el del teatro instrumental, una fusión que hace que “la gente tenga que estar atenta a lo que está sucediendo con la actuación y con el canto”, explicó el director de esta puesta.
    La elección de Mafalda y sus reflexiones como referencia para Bestiateplañate es también un homenaje a este personaje, “que sigue vigente y es, con sus preguntas, una guía, en este mundo caótico”, sintetizó el autor. “A partir de las preguntas características de Mafalda, empecé a hacer interactuar los textos para ver cómo trabajarlos sonoramente y cómo representarlos en forma visual”, reseñó Maturana. Considerando que lo que el personaje de Quino siempre se está cuestionando es la falta de preguntas, el autor reinterpretó musicalmente los textos para llevarlos a la escena, buscando que fuera la actuación la que planteara la diferencia y, por lo tanto, se convirtiera en el nexo entre lo textual y lo musical. “Empecé a imaginarme situaciones, cómo quería que se desplazaran por el escenario, que se manifestaran gestualmente, y lo primero que tuve en mente fueron las películas de Charles Chaplin, porque él desarrolla visualmente lo que le está pasando al mundo, entonces, también tomé eso como concepto para pensar la música y fui componiendo por partes, tratando de que lo visual no fuera más importante que lo sonoro, y viceversa” concluyó. Así es como dos genios del humor, Quino y Chaplin, se aunarán esta noche en las tablas del teatro Universidad.
LA PUESTA. Bestiateplañate está estructurada en un solo acto, en el que se pueden identificar cinco escenas, amalgamadas a partir de la advertencia que Mafalda hace a las personas que están por nacer, su reflexión sobre los cañones como ruleros de la libertad y la conclusión de que el planeta es un gran conventillo, “tratando de que los tres planteos se vayan relacionando entre sí”, señaló Maturana.
    Lo instrumental de la obra ha sido pensado desde lo fonético, para que el texto, más que escucharse, se vea. De esta manera, las intérpretes, Érica Módica, Luciana Orellana y Natacha Sánchez, van cambiando la actitud, poniendo en escena “una faceta ciclotímica, bipolar” indicó el músico. Para las cantantes, la puesta plantea un desafío en tanto debieron agregar, a su habitual desempeño, la actuación. “El proyecto que nos planteó Rodrigo nos interesó bastante por el hecho de tener que agregarle a nuestro trabajo la actuación, cosa a la que el cantante, fuera del contexto de la ópera, no suele estar muy atento”, señaló Luciana Orellana, a lo que Natacha Sánchez agregó: “Además, la obra nos hace abordar un desafío vocal al cual no estamos acostumbradas, porque no se trata sólo de cantar, sino también de hacer sonidos no convencionales con la voz”.
    De esta manera, las cantantes resumieron el reto que Bestiateplañate significa para ellas, pues la relación entre las reflexiones de Mafalda y su mutación hacia la música y la actuación se basa en un guión y una partitura que van conduciendo hacia lo coral, lo que permite que las intérpretes puedan desenvolverse y mostrar varias facetas de sus voces, con momentos en los que estas se superponen, en una simultaneidad de sonidos que van cambiando de color. También hay una dualidad desde el vestuario, ya que las tres estarán vestidas de colegialas, peinadas con coletas, pero con las caras pintadas de blanco y los pómulos resaltados de rojo, como las muñecas de porcelana del siglo XIX. Todo un desafío para las tablas locales es lo que proponen Maturana, Módica, Orellana y Sánchez y que estrenan esta noche en el escenario del teatro Universidad.

TEMAS:

Show

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.