access_time 21:13
|
31 de julio de 2007
|
|
SEXTA CÁMARA DEL CRIMEN

Tres años de prisión para dos estafa

Dos embaucadores fueron hallados culpables de engañar a fieles evangélicos. Aseguraban que a través de un ex juez federal, del cual uno de ellos indicaba ser hermano, podían conseguirles autos, casas y vestimentas. Uno quedará en libertad

         Finalmente,Luis Héctor Inostroza Sid y Hugo Ramón Agüero fueron condenados por la Sexta Cámara del Crimen por engañar a fieles de una iglesia evangélica y robarles dinero de una forma grosera. Inostroza deberá purgar una pena de tres años de prisión efectiva. Aunque el Código Penal establece que hasta tres años de prisión la condena es en suspenso, es decir, el sentenciado queda en libertad, Inostroza no corrió con esta suerte ya que es reincidente, por lo que irá tras las rejas. Este terrible embaucador ya había pasado cuatro años en prisión por el delito de estafas reiteradas (18 hechos), desde 1998 hasta el 2002.


          Además, se le había unificado una pena de seis años por el mismo delito, también en 1998. En tanto, Agüero se hacía pasar por hermano del ex juez federal Bernardo Calderón con una credencial falsificada de la Aduana de Mendoza a nombre del magistrado, la cual tenía un sello del Registro Nacional de Personas y llevaba inserta una foto del condenado. En este caso, Agüero fue hallado culpable del delito de falsificación de documento público agravado y fue sentenciado a tres años de prisión en suspenso.


LA CAUSA.


          Los dos delincuentes fueron juzgados por casos sucedidos durante el 2005. Aseguraban a sus víctimas que, a través de Calderón –en ese momento, titular del Juzgado Federal Nº 2–, se podían conseguir autos usados a bajo precio, viviendas, y vestimentas. Los hechos empezaron a ser investigados por el fiscal especial Daniel Carniello, luego de que una de las familias engañadas radicara la denuncia.


           Algunos de los hechos que ayer tuvieron su veredicto final sucedieron a mediados de julio del 2005, cuando toda una familia fue descaradamente engañada por Inostroza. Una de las tantas víctimas, Mirta Rosetti, trabajaba en un colegio privado del Gran Mendoza y conoció a Inostroza en el establecimiento educativo, ya que era padre de uno de los alumnos de la escuela. La mujer estaba al tanto de que Inostroza y un abogado de apellido Calderón estaban “en el tema de los remates” y así conseguían diferentes bienes a muy bajo costo.


         Quien ayer fue penado a pasar tres años en un calabozo se enteró de que Rosetti necesitaba una vivienda, y se la ofreció, apuntándole que a través de la hija de la mujer, con síndrome de Down, se podría obtener cuotas a más bajo precio en el Banco Nación. Para eso, Inostroza le pidió a la víctima que le entregara 1.000 pesos y 300 pesos más en concepto de escrituración, a lo que la mujer accedió, confiada y esperanzada en que al fin obtendría la casa tan preciada.


           El segundo se presentó cuando Inostroza le ofreció al esposo de Rosetti entregarle tres vehículos que se iban a rematar, situación que agradó al hombre, por lo que este entregó al condenado 700 pesos. Luego, una sobrina de Rosetti, Cecilia, también fue estafada en la entrega de una casa y de dos containers con ropa, por los que había pagado un adelanto de 7.000 pesos en efectivo.


         El marido de esta última víctima también fue estafado con 500 pesos, tras habérsele prometido la obtención de una camioneta. A pesar de los insistentes llamados de las víctimas para hacerse de los bienes por los que habían pagado un adelanto, Inostroza siempre se excusaba ante la falta de respuesta. El 14 de octubre del 2005 ambos socios fueron detenidos y en la aprehensión se les encontró cédulas falsificadas, celulares y documentación de diversos vehículos.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.