access_time 18:05
|
3 de noviembre de 2009
|
|
OTRO ABUSADOR SUELTO PERO CONDENADO

Tres años de prisión en suspenso por manosear y besar a una niña de nueve

El hombre reconoció el hecho y se resolvió en un juicio abreviado. La víctima era sobrina de su pareja. Ocurrió en febrero en Las Heras.

    En los últimos meses, la sociedad está reclamando penas duras para los violadores. Hasta el gobernador Celso Jaque barajó la posibilidad de transformar en ley la castración química para los delincuentes que cometen el delito. En este momento tan conflictivo, un hombre fue condenado ayer a la pena de tres años de prisión en suspenso después de reconocer en juicio abreviado que abusó sexualmente de la sobrina de nueve años de su concubina, a quien manoseó y besó en sus partes íntimas. El vejamen ocurrió el 11 de febrero en la calle San Lorenzo de Las Heras. La causa se resolvió en la Sexta Cámara del Crimen, luego de que el abusador reconociera el hecho antes de comenzar con el juicio ordinario en su contra, que estaba previsto para que finalizara esa misma jornada.
    Su defensor oficial, Marcos Derpich, le aconsejó que el juicio abreviado era lo más beneficioso para él y así arreglaron una condena con el fiscal de Cámara, Felipe Seisdedos. Ambas partes llegaron al acuerdo de que la resolución más acertada para este caso sería una condena de tres años en suspenso y así ocurrió. Es decir, no irá a prisión, y de esta manera, otro abusador –así lo entendió ayer la Justicia–, se encuentra suelto en las calles de la provincia. El hombre había llegado a debate oral acusado por el delito de abuso sexual agravado por la convivencia, pero finalmente fue sentenciado por el abuso sexual simple, que tipifica una pena mucho menor, porque la pequeña no vivía en la misma casa que el condenado. De acuerdo con lo que surgió de la instrucción y lo que reconoció el abusador ayer en la sala, el hecho sucedió la fecha mencionada a las 6, en la vivienda donde vivía junto a su pareja, tía de la niña.
    Allí, la nena se encontraba pasando la noche porque sus padres no iban a poder cuidar de ella por un compromiso. Al amanecer, el concubino de su tía ingresó a la habitación donde se encontraba durmiendo la pequeña, con el objetivo de menoscabar su integridad sexual. Previo a buscar un objeto en el interior del placard, le manifestó a la víctima que se iba a ir a la panadería y que, cuando regresara, se acostaría con ella para seguir durmiendo juntos unas horas más. Una vez que volvió, momento en el corresponque solo vestía un pantalón corto, y se introdujo en la cama donde se encontraba la menor, se tapó con la sábana y le dijo que tenía frío.
    Unos instantes después, comenzó a tocarla y a besarla entre las piernas, panza y brazos, colocando luego una de las piernas de la nena sobre su cuerpo. Mientras la ultrajaba, le preguntó si tenía miedo y la pequeña le manifestó que no. Finalmente, debido a que la víctima se bajó de la cama y se dirigió hacia otro catre, donde se encontraba su prima –en la misma habitación–, el abusador desistió de continuar con la acción delictiva y se retiró del lugar. Ese mismo día, la nena le contó a su madre lo que le había ocurrido y la mujer radicó la denuncia correspondiente en una oficina fiscal lasherina, desde donde se inició la investigación.
    Cuando el hombre fue detenido, se negó a declarar, aunque ayer reconoció los hechos para verse beneficiado en la sentencia. De acuerdo a la información judicial, si se hubiese realizado un juicio ordinario en su contra, la sentencia hubiese sido condenatoria y a prisión efectiva. El fallo lleva la firma del juez Alejandro Gullé, quien estaba para presidir el debate en un tribunal unipersonal, aunque, al resolverse por juicio abreviado, no lideró el proceso y sólo dictó la pena que previamente había arreglado la defensa con la Fiscalía de Cámara.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.