access_time 15:15
|
12 de agosto de 2018
|
Petróleo

Tras la polémica, comenzó el fracking en Malargüe

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1534096262571fracking.jpg

Desde hace una semana se están realizando los trabajos en la porción que tiene Mendoza de Vaca Muerta.

Tras la polémica que se generó en la provincia por la reglamentación del fracking, desde hace una semana se están realizando los trabajos de estimulación hidráulica en Malargüe para la explotación y extracción de petróleo de la porción que tiene Mendoza de Vaca Muerta.

Para esto la empresa El Trébol invertirá 125 millones de dólares, de los cuales 110 millones están destinados a Malargüe y, a eso, hay que agregarle 20 millones de dólares de gastos de operación en el departamento sureño.

“Este decreto reglamentario es el más ambicioso del país, ya que no está reglamentada la ley de explotación de hidrocarburos convencional y no convencional”, explicó el secretario de Ambiente Humberto Mingorance.

Además indicó que “hemos sido pioneros en reglamentarlo con estas exigencias, porque además pone a la empresa en un lugar de mucha responsabilidad, ya que se desarrolla bajo los parámetros que garantiza la sustentabilidad ambiental, económica y social, siempre preservando los recursos naturales”.

Desde el Ejecutivo argumentan que entre los trabajos de preparación (perforaciones, tanques, líneas, etc.) y las estimulaciones propiamente dichas, la actividad ha generado en los últimos 5 meses más de 250 puestos de trabajo y una inversión que alcanza los U$S30 millones.

 “El compromiso ambiental es uno de más grandes que tiene la compañía, por ello se controlan todos los acuíferos de la zona que se encuentra en actividad y se controla el agua antes y luego de realizar la fractura”, explicó Marcelo Irusta de El Trébol.

 “Desde hace meses se están tomando muestras para medir la calidad del agua. Cada pozo que se perfora se protege hasta 400 metros, haya o no acuíferos, lo que demuestra que los estamos monitoreando permanentemente junto con los organismos de control: Irrigación, Dirección de Protección Ambiental y laboratorios acreditados, entre otros”, añadió.

El agua

Miriam Skalani, directora de Protección Ambiental de la Provincia, explicó que los acuíferos están protegidos con tubería, por lo que no hay contacto entre el hidrocarburo y el agua subterránea: “Este yacimiento empezó en actividad en el año 1974, y hasta ahora no hemos tenido ningún accidente ambiental. Es imposible que se contaminen los ríos Salado o Atuel, porque no hay forma que el hidrocarburo viaje hasta esos ríos. Previo a autorizar esta obra tuvimos 4 meses de estudio de la zona”.

 

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.