access_time 16:34
|
4 de abril de 2018
|
|
Prohibición municipal

Trapitos: "Si nos quitaron el laburo, que nos den trabajo"

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/15228644843711%20IMG_6263.jpg

Pese a que la ordenanza que prohíbe su actividad entraría en vigencia el próximo lunes, Capital comenzó a desalojarlo. Los reclamos de un jubilado que está hace 15 años en la 5º Sección y de un joven padre.

La ordenanza de Capital que prohíbe la actividad del cuidado de vehículos generó malestar y preocupación entre los cuidacoches. Aseguran que les quitan la posibilidad de ganarse la vida, otros dicen que deberán mudar su tarea a zonas menos controladas y están los que ya se acercaron a la Municipalidad a pedir trabajo.

La reacción es al menos llamativa, teniendo en cuenta que la normativa municipal respondió a las reiteradas denuncias y situaciones de violencias con los “trapitos” como protagonistas.

Las personas que se dedican a cuidar y lavar autos pueden hacer cerca de $500 por día en los espacios donde no hay estacionamiento medido y cuando el pago es a voluntad del cliente.En horario nocturno, durante los fines de semana, este monto asciende hasta $2.000 por sábado.

Lo que se cuestiona, en este caso, es el término “voluntad”. La presencia de los trapitos generaba cierto amedrentamiento, lo cual hacía que el cobro fuera compulsivo.

Si bien la prohibición entrará en vigencia dentro de unos días, el intendente de la Ciudad de Mendoza, Rodolfo Suárez, dijo que ya se está “limitando el accionar de los cuidacoches”.

El trabajo formal

Tras un relevo de la actividad que realizó la comuna, se sabe que 300 están incorporados al sistema a través del estacionamiento medido y entre 240 y 270 actúan desde la ilegalidad. Para estos últimos se pondrá en marcha un programa de reinserción sociolaboral.

"Va a a ser un proceso porque hay que calificarlos y capacitarlos. Algunos vamos a tomar nosotros para la poda, por ejemplo. También se están anotando empresas constructoras y algunos restaurantes, hoteles y lavaderos de autos", aseveró Suárez.

Desde el jueves pasado, un equipo de preventores salió a la calle a ponerlos sobre aviso, explicándoles que esta semana serán desalojados y se les incautarán sus elementos de trabajo, como baldes y botellas.

"Me dijeron que no lavara más autos y me contaron dónde debía ir a anotarme para conseguir trabajo. Fui a la oficina de empleo de la municipalidad en la calle Las Heras y Belgrano donde me tomaron los datos y me hicieron varias preguntas: qué sabía hacer y qué me gustaría para mi futuro", contó Lucas Pérez (25).

La promesa es que conseguirá empleo en la construcción, en alguna empresa de limpieza, o en la recolección de residuos en la empresa Santa Elena. "Ya que nos sacan la fuente de laburo, que nos den trabajo", dijo el joven.

Pese a la restricción, Lucas decidió ubicarse en la calle Entre Ríos, entre Salta y Rioja, como hace todas las mañanas. "Estoy monedeando, viendo si logro juntar unos pesos porque mi mujer está internada, a punto de ser mamá", dijo el joven que será padre por segunda vez.

"El problema es que nos meten a todos en una misma bolsa, como los que te exigen $50 en la Arístides o en la Alameda, ellos generaron esta situación. Los vecinos de esta cuadra juntaron firmas para pedir el estacionamiento medido acá. Me conocen y me dan lo que pueden", contó.

Otro que está con "el corazón en la boca" es Raúl Cabañas, un jubilado de 73 años de edad que cobra la mínima y cumple jornada desde hace 15 años en Granaderos y Arístides Villanueva. Para el abuelo, esos "pocos pesos" que junta extra son un alivio.

Incluso, los vecinos y los estudiantes de la Universidad de Mendoza elevaron una nota al intendente el 20 de diciembre de 2017 a su favor, en la que destacan "la confianza y el respeto" que tienen por Raúl.

"En los momentos que corren, con los índices de delincuencia que nos afectan como ciudadano (...) nos parece necesario hacerle conocer nuestra opinión  para que sea considerada ante cualquier decisión que tenga que tomar", señala la misiva.

El abuelo confía en que no lo van a mover de ahí, que nadie se ha acercado a hablar con él y que recurrirá a la gente del barrio, una abogada entre ellos para que intercedan por él.

En consonancia, Carlos Pittau residente de la 5º sección, detalló que la noche y los locales desocupados son el caldo ideal donde algunos jóvenes se juntan "a tomar y a fumar". "Esos pibes son desconocidos, son patoteros que te piden más de $50 la hora, por eso por un lado estamos de acuerdo con la ordenanza pero por otro, no queremos perder a laburantes como Raúl", destacó y pidió más presencia policial y de preventores.

Para Raúl Algarañaz que se desempeña como cuidacoches registrado, los más jóvenes van a migrar a otras zonas menos controladas. "Se sabe que cuando hace falta trabajo algunos se van donde hay boliches o mucho movimiento de gente durante la mañana", concluyó.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.