access_time 18:31
|
9 de septiembre de 2019
|
Justicia federal

Traficó 286 kilos de marihuana, cayó tres años después y fue condenado

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/15680616695121%20IMG_2719.jpg
Claudio Ariel Carbonell, durante el juicio en su contra.

Se trata de Claudio Carbonell, un correntino que tenía nexos con narcos mendocinos. Recibió 8 años de cárcel. La pata local de la banda fue hallada culpable en el 2017.

El 17 de mayo del 2017, la Justicia federal condenó a gran parte de una organización narco comandada por un mendocino que mantenía contacto directo con un proveedor de estupefacientes correntino y financió la llegada a Mendoza de 620 panes de marihuana ocultos en tachos de 200 litros que hicieron un peso total de 286,305 kilogramos.

Esa pesquisa, liderada por policías de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico, comenzó en agosto del 2013 luego de una serie de escuchas telefónicas que permitieron detectar que dos hombres planeaban el tráfico de una importante cantidad de esa droga a nuestra provincia.

Cuatro sujetos terminaron detenidos un año después en un operativo de película porque los narcos se dieron cuenta de que eran perseguidos por policías y fueron a juicio: Alejandro Masuti, el cabecilla oriundo de Guaymallén, de acuerdo con los detectives, fue el que más años recibió.

Su pareja y otros dos hombres también fueron hallados culpables. En ese fallo de los jueces Roberto Julio Naciff, Alejandro Waldo Piña y Fátima Ruiz López, se ordenó la captura del hombre que conseguía la droga en el norte del país, Claudio Ariel Carbonell, quien había logrado escapar en un vehículo cuando se desarrollaron los procedimientos el 18 de noviembre del 2014.

Ver también: La banda narco que detectó la presencia policial pero fue reducida y condenada

Este lunes, Carbonell, quien fue capturado en la localidad de Paso de los Libres, Corrientes, tres años después de que descubrieran a la banda, recibió 8 años de cárcel en el fin del debate oral en su contra, misma pena que había solicitado la fiscal María Gloria André durante los alegatos de las partes.

Fue por la calificación de transporte de estupefacientes agravado por la participación tres o más personas organizadas. Esta es la segunda pena que recibe en poco tiempo: en agosto del año pasado reconoció ante la Justicia federal de Santa Fe ser uno de los transportistas de más de 700 kilos de marihuana a fines de marzo del 2012 y recibió 6 años de encierro.

Carbonell, un mecánico nacido el 12 de junio de 1976, era el hombre que mantenía contactos con el señalado líder en Mendoza, Alejandro Masuti, quien con ayuda de su mujer, Nadya Andino, financiaba y recibía cargamentos de droga para su distribución en Mendoza y Chile, donde cuadriplica su valor.

Con el avance de la causa, se supo que Masuti hablaba por teléfono con Carbonell y también con personajes que estaban en la cárcel para organizar la llegada de la droga compactada.

En marzo del 2014 se produjo una comunicación entre Masuti y Carbonell para traer la marihuana. Ambos, en la charla, revelaron problemas económicos y la necesidad operativa de activarse para salir de esa situación.

Es más, hasta detallaban que habían perdido cargamentos por el accionar policial.

Lo cierto es que, un mes después, Masuti y Carbonell se juntaron en una estación de GNC de La Paz con el objetivo de entregar la droga para que el correntino la adquiriera en el norte de país. De ese encuentro participaron Masuti, Andino, Carbonell y otro hombre.

Todos los movimientos, inclusive el pase de mano del dinero, era seguidos por los policías que trabajan en casos de narcocriminalidad. Finalmente, gracias a los trabajos de campo de los policías y las escuchas, se supo que el 18 de noviembre iba a llegar el cargamento pactado entre el guaymallino y el correntino.

A las 2.17 de ese día se produjo el primer contacto telefónico, y Carbonell le informó a Masuti que iba a llegar a primera hora en una camioneta Fiat Strada con el cargamento oculto en tachos de 200 litros.

Así que Masuti salió de su casa de la zona de Cabildo y Ramponi a las 5.45 para ir a buscar a otros sujeto identificado como Toreto. Lo cierto es que el plan delictivo de la banda se cayó cuando irrumpieron los policías.

Masuti detectó la presencia policial mientras conducía un VW Vento por Guaymallén y la gavilla narco comenzó a huir por diversos caminos de la provincia.

Carbonell logró huir; sin embargo, Masuti fue detenido cuando intentaba escapar de la provincia por Desaguadero: con él fue atrapada su pareja. Por su parte, los dos tachos con la droga fueron abandonados en el barrio Lauriente de Guaymallén y los policías los encontraron.

Durante las medidas, además atraparon a los hombres que también custodiaban y traían la sustancia compactada.

Las penas del primer juicio

El debate que culminó ayer contra Claudio Carbonell fue el segundo por la incautación de más de 286 kilos de marihuana que eran traídos a Mendoza en tachos de 200 litros en el 2014.

El primer proceso oral se desarrolló en mayo del 2017 y terminó con cuatro culpables: Alejandro Masuti y su pareja, Nadya Andino, recibieron 7 años y tres años de prisión suspenso, respectivamente.

En el juicio se supo que Masuti estaba al frente de la banda en Guaymallén y que Andino era la encargada de manejar el dinero proveniente de la droga.

Cuando ambos fueron capturados, mientras intentaban huir por el Este de Mendoza en un VW Bora, a la mujer le encontraron 31.500 pesos en su cartera.

“Igualmente resta decir que, si bien, la pareja de Alejandro, Nadya Patricia Andino, tuvo una participación secundaria en los hechos objeto de estudios, aquella no desconocía ni era ajena a los negocios ilícitos que organizaba y financiaba Masuti”, detallaron los jueces.

Por su parte, dos correntinos llamados Ignacio Soto y Daniel Joselino Rodríguez fueron sentenciados a seis años de encierro.

Se trata de los hombres que conducían la camioneta Fiat Strada en la que se transportaba el cargamento de droga, el que también era monitoreado por Carbonell.

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.