access_time 09:53
|
2 de diciembre de 2010
|

Tradicionales

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/093/326/000093326-20101211-tradicionales_234841.jpg

Cuando el viticultor recoge las últimas uvas, el comentario ineludible es la añada.

    Cuando el viticultor recoge las últimas uvas, el comentario ineludible es la añada. Dice que es excelente si ha sido mimada por el clima y una correcta sanidad de los frutos. Los Tradicionales terminaron el año y, como las uvas, pueden apreciar el vino que entregarán: excelente. Obtener el máximo puntaje no fue casual. Es la suma de trabajos cotidianos, superación de adversidades y mirada más allá del horizonte. Si bien el Sport4, la Fórmula 1100, el TC Juniors y los 850 Grupo 1 conforman la columna vertebral, el regreso de las Cupecitas y armar el campeonato del TC Tradicional jerarquizó a la divisional, que destila la pasión tuerca sobre los circuitos de tierra. Terminó el año. El domingo fue el Gran Premio Coronación y las frutillas del postre fueron la carrera de invitados con un podio de lujo: Iván Vechetti, Javier Quarnolo y Dante Pontoni y la definición de los campeonatos de los 850 Grupo 1, la Fórmula 1100 y el Sport4. Carlos Sánchez, TC Juniors e Iván Ramírez, TC Tradicional, lograron el galardón la fecha anterior.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.