access_time 09:36
|
10 de octubre de 2016
|
Editorial

Trabas que ya son inexplicables

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/001/062/678/001062678.jpg

Si no es de un lado, es del otro, y así trascurren los años, pasándose la pelota, en detrimento de la ciudadanía, cada vez más desconcertada. Pareciera que a la corta distancia real que existe entre ambos países la separaran años luz.

Así las cosas, la eterna discusión por un cambio en la agilidad en el cruce a Chile sigue siendo una materia pendiente y latosa de los dos gobiernos, que no logran zanjar las ya incomprensibles diferencias, tal vez por impericia, desconocimiento o falta de gestión o –lo que es peor– simplemente, por carecer de ganas y compromiso.

En este mundo hiperconectado y en constante evolución, ya es casi una ironía o una broma de mal gusto tener tantos escollos para circular sin sobresaltos entre dos naciones hermanas, que deberían aprovechar el potencial que significa un flujo tan grande de turistas. Las trabas no tienen explicación y terminarán jugando en contra. 

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.