Arsenal recibe a San Lorenzo en Sarandí

access_time 16:25
|
17 de julio de 2006
|
GODOY CRUZ - BOCA JUNIORS

Tomba, bienvenido al fútbol de primera

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/176/522/000176522-20111120060717_deportes_02_1220374.jpg

El Expreso jugó de igual a igual ante los Xeneizes, pero en una mínima distracción sufrió el único gol del partido. Un amistoso que sirve de lección para el futuro.

    En Godoy Cruz, se viven tiempos de cambios profundos, de aprendizaje, de ensayos y errores. Otro nivel, otras exigencias. Es la previa al torneo más importante en la historia del club bodeguero. Por eso, el partido de ayer ante Boca Juniors, a pesar de la derrota mínima por 1 a 0, deja un saldo favorable en varios aspectos.


     El equipo del Chocho Llop, que recién se está ablandando de la dura pretemporada, se le paró de igual a igual al multicampeón del Coco Basile. Lo atacó sin temor, se defendió con firmeza, le metió fuerte en el medio, sin falso respeto. Humilde, con sacrificio, prolijo. Así se mostró el Tomba de primera, como bien le gusta a Llop. Y dejó una agradable sensación este Expreso. Pero con los pies en la tierra, también hubo otra sensación irrefutable en el Malvinas. En primera, no te perdonan ni un parpadeo. Un error es un gol y no te podés dar el lujo ni de resbalarte. Ahí radicó la única diferencia de un partido que no llenó los ojos de buen fútbol (lógico de pretemporada) pero que dejó optimismo. En una pelota parada, frontal al arco, llegó el tanto xeneize. La bola cayó al centro del área, rebotó en Krupoviesa, varios se cayeron al suelo, nadie rechazó y Morel Rodríguez tuvo que puntearla para romper el cero.


     Eso, nada más que eso. Un jugada fortuita. Godoy Cruz fue ordenado para jugar la pelota. Entusiasmó en los primeros momentos con un tiro libre de Torresi que pasó cerca. Duarte salía jugando desde el fondo, gambetas incluidas, y el pueblo tombino explotaba en aplausos. Boca arrimaba con un córner que cabeceó Silvestre por arriba y una contra que definió El Chelo Delgado con tres dedos, pero desviada. Con un panorama envidiable, Gago movía a los suyos. Enfrente se le paraba El Nico Olmedo, quien le peleaba todas. Poy entraba en calor y los defensores visitantes empezaban a verle la espalda en cada jugada. Duarte probaba con un remate que contenía Migliore y Ledesma respondía con un cabezazo de pique al suelo que rebotaba en el travesaño.


    No había un ritmo que enloqueciera, pero las situaciones de gol aparecían en las dos áreas. Mendoza ganó de guapo una pelota por la derecha, habilitó atrás a Poy quien remató, pero llegó El Negro Ibarra para despejar en la línea. Era el mejor momento del Expreso, que le agarraba el gusto de atacar al Boca bicampeón. Pero quedó una pelota sin dueño en el área de Torrico y chau, a cobrar, arriba el Xeneize. Esto es fútbol de primera, se escuchó por ahí, con razón.


    En el segundo tiempo, mejoró muchísimo el mendocino Neri Cardozo, tuvo más la pelota y fue más claro. Tuvo dos chances claras. Boca atacaba de contra, mientras los Bodegueros buscaban cómo entrar al área xeneize. Llop le dio minutos a Esteban Buján, al Flaco Miranda y al paraguayo Bogado. Y a partir de las corridas de Poy y el empuje de Olmedo, el Tomba fue para adelante, a veces sin claridad. Le anularon un gol a Palermo por estar adelantado en un centro de Krupoviesa. Terminaba el encuentro, pero Poy, de gran partido, tenía un pique reservado. La agarró por derecha, metió diagonal hacia la izquierda y clavó un potente zurdazo.


    Migliore dio rebote, quedó solo Miranda, quien pateó para el empate, pero el arquero de Boca volvió a responder. De contra, Neri Cardozo casi arma el segundo de Boca con Palermo, pero todo terminó en córner. Así se fue el partido. Un amistoso jugoso para que Llop y los suyos le saquen el jugo. De todo hay que aprender. Y el Expreso anoche se dio cuenta, entre otras cosas, que no hay margen de error. Que te vacunan en un suspiro. Pero ojo, también saben que van por el camino indicado, que no hubo diferencias preocupantes. Por eso, aunque a nadie le gusta perder, que el hincha tombino sonría y se frote las manos. Lo mejor está por venir. Lo de ayer fue una lección. 

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.