access_time 18:14
|
26 de abril de 2007
|
|
DOS DETENIDOS EN EL CASO ABONASSAR

Todo indica que cayeron los asesinos

Los hombres de 18 y 20 años están estrechamente ligados al crimen de la joven madre. Al mayor, el cotejo dactilográfico le dio positivo. Se encontró el arma calibre 22 utilizada en el hecho

    El dato fue recibido por el Ministerio de Seguridad la mañana del martes.“Sé quienes fueron los asesinos de la mujer en Godoy Cruz”, manifestó una voz con la intención de cobrar la suculenta recompensa por información. No mentía: también aportó pistas sobre el arma calibre 22 que hace doce días terminó con la vida de Laura Abonassar de Gil. Rápidamente, efectivos de Investigaciones, en contacto permanente con el líder de la pesquisa –el fiscal especial Luis Correa Llano–, montaron una serie de operativos para dar con el arma y, sobre todo, con los sospechosos. Lo cierto es que dos jóvenes de 18 y 20 años cayeron en manos de la policía a las 16 del martes.

    La noticia se conoció ese día pero la incógnita de si eran realmente los matadores se develó recién un día después. La situación procesal de los acusados es más que comprometida debido a que hay pruebas certeras en su contra. Es por esto que fueron imputados por homicidio agravado y robo agravado. Es más, a uno de ellos, el mayor, el cotejo dactilográfico le jugó en contra: las huellas halladas en el vehículo de Abonassar coinciden con las de su mano. Otro de los puntos más destacados es su prontuario: el joven de 20 años es un delincuente juvenil. Estuvo detenido en el COSE por robos con armas de fuego y por conductas violentas.

    Inclusive habría participado en un intento de secuestro después del conmocionante crimen de Abonassar, según manifestaron los efectivos que participaron de su detención. Por su parte, el menor de los apresados también tuvo roces con la delincuencia y problemas con la Justicia.

CERCADOS. Estaban juntos cuando se produjo la detención. Fue en las inmediaciones del reconocido hotel alojamiento El Monumental, ubicado en la calle Santiago del Estero. Cuando varios patrulleros los abordaron, ambos se sumergieron en un llanto incontrolable. No paraban de gritar y pusieron una fuerte resistencia, confiaron las fuentes policiales. Pero los datos eran certeros y, de inmediato, fueron trasladados a Contraventores. Allí esperaron un día, mientras la Policía Científica peritaba el arma.

    Cuando ayer por la mañana se conoció el resultado positivo del estudio, otros allanamientos en la casa de los presuntos delincuentes fueron determinantes. En la una de las viviendas se encontraron ropas con sangre. Un pantalón, zapatillas y remeras con vestigios serán analizados por los investigadores y el resultado del ADN estará en manos del fiscal en los próximos días. Además de esto, fue secuestrada una gran cantidad de explosivos.

SIN SALIDA. Todos los caminos conducen a que los acusados son los culpables de ejecutar a la mujer de 42 años. Según explicaron las fuentes, uno de los jóvenes tiene evidencias de haber sufrido algún tipo de golpe. La deducción que hacen los especialistas es que fueron producidas cuando chocaron el vehículo que habían robado a Abonassar. Si bien el airbag del 307 les salvó la vida a los malvivientes, cuando se produjo el impacto –minutos después del herir a la víctima y contra otro coche– quedaron algunas evidencias en sus cuerpos y en los vidrios del coche.

    Según explicaron, cuando se disparó la bolsa de aire, el conductor del vehículo expulsó saliva frente al parabrisas. Cuando Científica analizó las pruebas, se encontró esta novedad, por lo que también hará un estudio de ADN para el correspondiente cotejo. Ayer, en conferencia de prensa, el jefe de la Policía y el ministro de Seguridad, Jorge Dos Santos y Alfredo Cornejo, respectivamente, señalaron que habrá nuevos operativos en las próximas horas con la intención de dar con el tercer involucrado en el hecho.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.