access_time 16:11
|
14 de marzo de 2017
|
Fútbol

¡Tiene un examen en el colegio y por eso no jugará por Champions!

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/001/179/744/001179744.png

<p>El joven volante del Bayer Leverkusen,&nbsp;Kai&nbsp;Havertz, se pierde la vuelta de los octavos de final contra Atl&eacute;tico Madrid porque deb&iacute;a cumplir con obligaciones escolares.</p>

Kai Havertz es una joven promesa del Bayer Leverkusen que se ha convertido en una de las sensaciones de la Bundesliga esta temporada. 

Pero ahora, vive una particular situación, que no deja de sorprendernos en esta parte del planeta.

De la titularidad ante el Atlético de Madrid en el partido de ida de los octavos de final de la Champions League a la no convocatoria en tres semanas. Sin embargo, su ausencia no se debe a un motivo deportivo o físico, sino por un tema de estudios.

Havertz, de 17 años, tiene que prepararse para los exámenes de selectividad en su colegio en Alemania, por lo que Tayfun Korkut no podrá contar con él para el partido de vuelta, en la que el Leverkusen tiene el difícil reto de remontar el 2-4 recibido en el BayArena por el equipo del Cholo Simeone.

Hace más de una década el fútbol alemán tiene una planificación minusciosa para elevar constantemente el nivel de su fútbol juvenil. Centros de entrenamiento, máquinas especializadas para todo tipo de ejercicios y, sobre todo, organización, son algunos de los factores que llevan a los equipos alemanes a hacerse cada vez más fuertes no solo en la Bundesliga sino también en las competencias europeas. Lógicamente, toda esa fortaleza deriva en la selección, que desde el Mundial 2002 estuvo siempre en el podio.

Los hijos de esta revolución futbolística en Alemania aparecen constantemente. Uno de ellos es el joven Kai Havertz, de 17 años que se ganó un lugar en el plantel profesional del Bayer Leverkusen después de asombrar al entrenador Roger Schmidt en la pretemporada.

Su conducción con la pierna izquierda y la elegancia de sus movimientos inmediatamente llevaron a los medios alemanes a compararlo con Mesut Özil. "Es mi modelo a seguir. Creo que nuestros estilos se parecen, por eso trato de aprender lo máximo posible de su juego", manifestó el propio Havertz. 

Hoy no es noticia por su proyección y su potencial, sino por el curioso argumento que lo dejó afuera de la revancha contra Atlético.

Probablemente también sea este uno de los secretos del éxito del fútbol alemán: la disciplina. El joven sabe que podrá vivir del fútbol durante los próximos 15 años y que probablemente lo que coseche le servirá por el resto de su vida. Sin embargo, con 17 años, el sistema lo obliga a cumplir con las responsabilidades de cualquier chico de su edad y ahí estará él, sentado en un pupitre, escribiendo en una hoja como el resto de sus compañeros, mientras sus otros compañeros, los del Leverkusen, estarán en Madrid tratando de revertir la serie para pasar a los cuartos de final.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.