access_time 19:16
|
31 de agosto de 2006
|
|

Tiempos revueltos

Kirchner y Cobos profundizan su relación, pero no todo son rosas y hay que seguir gobernando. La discusión sobre seguridad vuelve a amenazar con copar la escena y por estos pagos parecen no enterarse.

    Los hombres con responsabilidad de conducir la provincia andan por estos días ensimismados en el mundo de las internas y de los pases de factura. Quizás, crean que de allí puede salir la verdad revelada que les marque el camino para solucionar los problemas que agobian, día a día, a los mendocinos y que no son los pases de factura de radicales contra menos radicales o de pejotistas con peronistas advenedizos.

    En los últimos días de la pasada semana se conoció un trabajo de uno de los consultores de opinión de Mendoza,Santiago Alé, donde se mostraba claramente cuáles eran las preocupaciones de los mendocinos y la visión que tienen de quienes los conducen. Es cierto que Julio Cobos y Néstor Kirchner aparecen como imbatibles y quizás esa imagen se refuerce después de la visita presidencial a San Rafael, pero también se corre el riesgo de saturar con esa facilidad de anuncios que suelen demostrar ambos cada vez que se juntan. Sin embargo el discurso de romper con lo viejo que emplearon los dos cae bien en los votantes que parecen dispuestos a perdonar muchas cosas.

LUCES ROJAS. El trabajo de Alé detecta puntos donde la gente acompaña el trabajo del Gobierno y hasta responde mejor. Turismo, transporte y educación están entre ellos, pero, en otros, la asignatura sigue pendiente, y allí la seguridad aparece siempre al tope, y ni hablar si la medición se hubiera hecho esta semana, con un anciano muerto de un infarto encerrado en el baño de su casa por los asaltantes, un secuestro extorsivo muy raro, un barrio y choferes en llamas por la falta de seguridad, un taxista apuñalado y los robos nuestros de cada día que muchas veces ni llegan a transformase en denuncias formales.

    Esto, sin agregar la cantidad de casos importantes y trascendentes que siguen sin resolverse. En este marco, los datos, las cosas que se ven y se escuchan y la información que circula no hace más que incrementar la preocupación. Un equipo que parecía aceitado entró en una profunda crisis después del crimen del psicólogo Piottante y su paciente, y no sale de allí. Mientras tanto, son muchas las cosa que parecen paralizadas.

    Es más, hacía mucho tiempo que en las redacciones y los despachos políticos no se escuchaban tantos rumores de malestar policial como después de los incidentes del partido de Godoy Cruz frente Arsenal, ante un par de medidas bastante desacertadas que pretendía tomar la cúpula del ministerio y que después paró a tiempo.

LA FIESTA DE LOS CONTRATOS. En un área critica como Seguridad, donde los ciudadanos suelen estar sensibilizados al máximo, se debe ser muy cuidadoso, extremadamente cuidadoso, y administrar con seriedad los recursos. Por eso, no se entiende muy bien por qué en ese ministerio de la calle Salta hay una extensa lista de contratos de locación, que sobrepasan los 80, en los cuales se gastaría más de un millón de pesos este año. La lista está integrada por civiles –muchos abogados y contadores–, pero casi todos con un mismo patrón: son muy poco o nada conocidos en las dependencias de ese ministerio.

    Quienes conocen el entramado del edificio y, sobre todo, el alma de esas oficinas, aseguran que los números que conoció este diario son apenas una parte de la realidad de esa lista. “Si logras ponerle el nombre a cada casillero, te vas a llevar muchas sorpresas”, confesó el infidente que nos suministró los datos para esta columna.

VAMOS DE PASEO. En este contexto, ver la foto del acto koncertador de San Rafael, con el ministro de Seguridad en el escenario, llamaba por lo menos lo atención. “Está bien que sea de San Rafael y que sueñe que puede tener futuro político allí, pero...”, comentaba, mientras veía el acto por televisión, uno de los tantos cobistas que se quedó trabajando en Mendoza sin plegarse a la multicolor fiesta de compromiso entre el presidente y el gobernador.

    Es difícil hacer futurología en política, sobre todo en un país veleta como este, pero esta tarde, cuando este diario esté a punto de ser viejo y las primeras sombras caigan sobre la Plaza de Mayo, la seguridad volverá a ser un tema de agenda en los medios y, por lo tanto, en la gente. Nada hace prever que la marcha que convocó Juan Carlos Blumberg sea un fracaso. No será como sus primeras aparicioapariciones y los objetivos de esta son muy poco claros, pero, enancados en la seguridad, los Blumberg y el conglomerado anti-K ganará un espacio importante.

    Si tuviéramos verdaderos dirigentes en vez de muchachos bonachones con poco vuelo, deberían estar gastando sus minutos en ver cómo combatir la segura maroma de reclamos de seguridad que se vendrá en los próximos días, con marca Blumberg, en vez de estar sacándose fotos con el presidente o rodeándose de una multitud de dudosos asesores.

UN POQUITO DE POLÍTICA. Está lejos de ser lo que más importa a los ciudadanos de a pie, pero es inevitable echar, aunque sea pequeña, una mirada a la mesa de arena donde se libran las batallas políticas de estos días. La alianza entre Néstor Kirchner y Julio Cobos parece indestructible, las caras que le dedicaron el presidente y su esposa a nuestro gobernador mientras ensayaba su discurso de barricada valen más que mil palabras y parecen la confirmación de que el romance está en su etapa de máximo esplendor.

    La gran pregunta es, sin dudas, si el amor durará hasta abril o mayo del próximo año, cuando entremos en la recta final para decidir quién es quién en el proyecto del presidente para el período 2007-2011. Seguramente, el proyecto es tentador para muchos. Para unos, por su legítima ambición de servicio y de llegar lo más lejos posible en la política; para otros, porque puede ser una irrepetible posibilidad de crecer en su manera mezquina de entender la política como un empleo y una ambición personal. En cualquiera de los casos, no estaría nada mal que piensen un poco más profundamente en los ciudadanos que, aunque sea porque son quienes les dan el acceso al poder a través del voto, se merecen un poco más de respeto.

TEMAS:

Opinión

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

© 2019 Copyright.