access_time 07:05
|
6 de noviembre de 2009
|
|
el expediente por dentro: investigan homicidio

Testigos del caso Cardozo dieron el nombre de quien lo tiró al canal

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/028/890/000028890-200911cardozo-hijo-600-1-600.jpg

Fueron clave para encaminar la causa. Los pesquisas están cerca del presunto asesino. En esta nota, lo que declararon.

El 19 de agosto, Marcos Cardozo, de 13 años, salió de su casa a primera hora de la mañana con destino a la escuela Villalobos, en Luján. Saludó a sus padres y nunca más fue visto con vida. Fue hallado muerto el 23 de setiembre en un canal de riego de San Martín y su cuerpo estaba irreconocible. Después de varios días, el fiscal de Maipú-Luján que investiga la causa, Fernando Giunta, apunta a una sola hipótesis: el homicidio.
Desde que se inició la causa, todo hacía presumir que el joven se había caído al canal y que lo habían empujado. Dos testimonios fueron clave y quedaron en el expediente. Cambiaron el rumbo de la pesquisa.
Estas dos personas, una de identidad protegida, fueron contundentes en su relato y no titubearon en dar su versión del hecho frente al magistrado.
Una marcó con nombre y apellido al único sospechoso de empujar al agua a la víctima -se reservan las identidades parar preservar la investigación-, y la otra manifestó que vio flotar una persona con vida y que le tiró una soga para rescatarla, pero que nada pudo hacer porque la arrastró la corriente. La historia de ambos testimonios es del mismo día: miércoles 19 de agosto.
En un primer momento de la pesquisa, Giunta y todos los rescatistas que buscaron a Cardozo estaban convencidos de que se había caído al agua y que se trataba de un accidente.
Sin embargo, a los pocos días apareció un joven que le manifestó al fiscal que dos días antes un compañero de la escuela le robó a Marcos su celular, motivo por el que hubo un enfrentamiento entre ambos.
"El ladrón fue a buscar la ayuda de unos amigos para vengarse de la pelea que tuvo con Cardozo y entre esos matoncitos estaba el que hoy buscamos y tenemos identificado", sostuvo una fuente de la exploración.
Ese sujeto que intentan localizar es delgado y mide 1,70 metros. Llegaron a él por una campera que fue hallada en el agua un par de días después de la desaparición del chico y que varias personas la marcaron como propiedad del sospechoso.
"Esa campera era roja, al estilo rompevientos, con franjas blancas y azules en las mangas", manifestaron los testigos. Y la hallada en el agua es exactamente igual. Todos los caminos conducen a Roma.
De acuerdo con la versión de los sabuesos, la víctima tuvo un enfrentamiento con el victimario y cuando se estaba cayendo al canal, en un intento de defenderse, tomó de la campera a su agresor y se la terminó llevando consigo al agua, rompiéndola en una de sus mangas, tal como apareció luego de unas horas.relatos fundamentales. El 27 de octubre, un testigo fue citado por Giunta a su fiscalía, con el fin de que declarara en el expediente NºP-64.261/09, iniciado por la desaparición y posterior muerte de Cardozo.
Esa persona sostuvo que el día en que la víctima fue vista por última vez, observó al sospechoso "vuelteando por la casa del chico (por la víctima) y se quedó sentado frente a la puerta en una piedra grande. Ese día vestía un pantalón negro tres cuarto con una franja blanca y una campera roja tipo rompevientos con líneas en las mangas, blancas y azules", comentó.
La otra versión incorporada al proceso fue la de una persona de identidad reservada, quien en un primer momento no quiso contar lo que sabía y luego de ser advertida sobre la posibilidad de ser apresada en caso de callar la verdad, se descargó llorando.
"Me hago presente para decir lo que sé, por miedo a que pensaran que yo le había hecho algo a una persona que vi en el canal San Martín, el día miércoles 19 de agosto entre las 7.30 y las 8", empezó su relato el testigo.
Continuó asegurando: "Ese día yo estaba solo al costado del canal San Martín, donde está el puente del tren y por debajo pasa la ruta 40. Yo había terminado de podar un pimiento grande y me bajé porque mi trabajo ya había terminado. Me arrimé al lado del canal para orinar y justo vi a una persona flotando".
"Se movía en agua, yo no escuché si gritaba porque tenía puesto unos tapones en los oídos, porque en mi trabajo los uso porque corto las ramas con una motosierra", manifestó luego.
Acto seguido, sostuvo: "Entonces, cuando vi a la persona que iba flotando, me pareció que estaba vivo, agarré y salí corriendo adonde estaba la soga, que estaba atada a la motosierra, la desaté, me demoré y salí corriendo para el canal para ver si la persona la agarraba. Yo no sé si él la vio. Yo me la até a la cintura y la soga estaba muy cerca de él. Cuando la vi por primera vez estaba como a quince metros más o menos y yo le tiré la soga cuando estaba como a cinco metros de distancia, y en el lugar donde yo estaba hay un sifón en el canal, por donde el agua va muy rápido y cuando la persona pasó por allí, el agua la tapó y no volví a verla".
Al testigo le llamó la atención que el chico que iba en el agua "tenía una remera negra y una mochila en la espalda, siendo que en esos días hacía mucho frío".búsqueda y desesperación. Las tareas de rescate sólo se detenían durante la madrugada. En diversos canales de Luján y Maipú, bomberos, Defensa Civil y policías buscaban intensamente al chico, quien apareció recién después de 35 días.
"Cada vez tenemos más indicios de que pudo haberse tratado de un homicidio. Estamos a full trabajando en eso. Hay algo raro en todo esto, por las testimoniales que se han recavado", relató por esos días el fiscal de la causa.
Hasta se realizó un allanamiento en una vivienda de Gutiérrez, Maipú, en busca del sospechoso, pero no dio un resultado positivo.
Armando Cardozo, padre del chico que era fanático de River Plate, también se refirió a la hipótesis del homicidio durante esos días en que su hijo todavía no aparecía: "No sé cayó al canal o lo atacaron. Puede ser que haya sido agredido, pero, por ahora, no hay nada concreto. Uno piensa mil cosas que pudieron haber pasado, pero ninguna está confirmada".
Con estos testimonios, más otras pruebas e indicios importantes, sería inminente la detención del único sospechoso y así se cerraría, en primera instancia, la historia que parece de nunca acabar.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.