access_time 23:27
|
15 de septiembre de 2009
|
|
BOLOGNEZI, EL JUICIO

Testigo sostuvo que Daniel Girala y Pérez le ofrecieron plata para hacerse cargo del hecho

Se trata de Fabián Vega, alias Raimundito. Es un delincuente de la zona Este que estaba detenido y fue citado para dar su testimonio

    En una nueva jornada del juicio oral y público por el crimen de José Luis Kote Bolognezi, más de doce personas se acercaron al estrado para dar su testimonio. Algunas de las versiones que se escucharon comprometieron a los acusados, Abdo Girala y Carlos Metralleta Pérez; mientras otras los favorecieron y hasta señalaron a miembros de la policía y la Justicia como responsables de armar la causa contra los sospechosos. Sin lugar a dudas, la clave de ayer fueron las palabras de Fabián Raimundito Vega, un reconocido delincuente del Este, y del ex uniformado Orlando Funes, quienes aportaron dos historias diferentes sobre el conmocionante homicidio.

    Vega se encontraba detenido en el penal de Boulogne Sur Mer, por lo que llegó fuertemente custodiado y con la cara tapada con una campera, entró a la sala esposado y luego comenzó a hablar. Sostuvo que conocía a Metralleta del bar American Pool y que un día, cuando estaba ahí con su novia, entró Pérez y le dijo que fuera con él, porque le quería presentar a alguien. “Me llevó hasta el bar de al lado y ahí se presentó un hombre como Daniel Girala, eso ocurrió el 20 o 21 de setiembre del 2002. Me dijeron que tenían un problema y que si yo me hacía cargo, me iba a dar 35.000 mangos y un buen abogado”, indicó.

    En cuanto al problema al que hizo referencia especificó: “Me contaron que el pibe (Bolognezi) había salido del (salón) RT, que lo siguieron porque estaba saliendo con Sharbela, lo cruzaron con la camioneta y luego le pegaron hasta que se les murió”. Al decir que no a la propuesta, Raimundito se fue caminando hasta su casa con su novia y, siempre según su versión, en la esquina del club San Martín, se paró un Ford Falcon de la policía a su lado, en el que viajaba un comisario que le pidió que se detuviera. “Los policías me dijeron que me subiese al auto y que los acompañara. Hicimos unos metros y se pararon en un baldío (donde fue encontrado el Kote) y me preguntaron, ‘adónde lo mataste’. Después me llevaron a la comisaría”, señaló Raimundito.

    Después de esta situación, “varias veces fueron policías de Investigaciones a mi casa y me acusaban del hecho (la muerte de Bolognezi), hasta que un día, por pedido de mi madre, fui y declaré lo mismo que estoy contando ahora”. El relato del reo fue preciso y sólo se contradijo respecto del horario en que ocurrió aquel presunto encuentro con Metralleta y Girala. Durante la instrucción manifestó que fue a las 18 y ayer indicó que sucedió en horas de la noche.

OTRO TESTIMONIO IMPORTANTE. Uno de los relatos más esperados por la defensa finalmente se escuchó ayer. Fue el del ex policía Orlando Funes, quien siguió la pista que aseguraba que el crimen había ocurrido en el cabaret Brujas, ubicado a pocos metros del lugar del hecho. Además, cargó contra el ex jefe de la Distrital Este Héctor Quiroga y contra el ex fiscal de Instrucción Juan Horacio Day.

    “A mí me llamó el juez de Instrucción Ricardo Shulz para que investigara la causa. Me dio tres puntas: una sobre una riña en el barrio Jardín, la otra era para que averiguara si el chico (Bolognezi) tenía antecedentes de droga y la última respecto del cabaret”, explicó el ex efectivo. El ex uniformado –que renunció luego de estar procesado por el presunto desvío de la pesquisa y después fue sobreseído–manifestó que cuando el juez le propuso esa tarea, “estaba en el escritorio de Schulz, vi un almanaque de Girala y le dije que por qué no le pedíamos a él un auto, porque el mío estaba roto, y me dio la autorización”.

    Por otra parte, desmintió haber conversado con Abdo y Daniel Girala y confirmó que el Kote tenía antecedentes por drogas. Además, agregó que había trabajado sobre la hipótesis del cabaret. Ahí, La Pollo y La Marta le dijeron que “Bolognezi estaba en el cabaret” y que “estaba enamorado de una de las chicas, Cristina. Esa noche, para estar con ella, había entregado el reloj en parte de pago, que se lo dejó al que atendía la barra”. Luego, sostuvo: “El comisario Quiroga y el fiscal Day me dijeron que tenía que decir que había hablado con Abdo Girala y que me había confesado el homicidio. A cambio de que yo dijera todo eso, me iban a dar plata y, además, me llevarían a Mendoza de secretario de Quiroga, porque si el comisario resolvía este caso se lo llevaban como jefe de Policía”.

    Otro dato importante que surgió ayer en el proceso fue el informe enviado por el Hospital Perrupato, requerido por el tribunal luego de la versión de Gabriela Altamirano. Esta mujer –quien fue a un careo con el travesti Georgina– dijo que esa madrugada del 14 de setiembre del 2002 vio, después de comprar agua en La Jirafa, cómo golpeaban a un chico. Agregó que estaba cuidando a su madre que estaba internada luego de una operación en ese centro asistencial. Dicho nosocomio confirmó que la progenitora de Altamirano estuvo internada, pero no esa noche, sino en enero de ese mismo año. El debate continúa hoy, con más testimonios y se espera que comiencen a declarar más peritos que trabajaron en la escena del crimen y también los forenses que examinaron el cadáver.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.