access_time 20:41
|
4 de diciembre de 2009
|
|
LA POLICÍA DEL APRIETE

Testigo arrepentido ratificó su versión y dijo que teme porque ?es una mafia?

Se presentó ayer a declarar en la Unidad Fiscal Especial. Aseguró que fue amenazado cuando trascendió el video.

    Llegó a la Unidad Fiscal Especial en silencio ayer al mediodía. Nadie advirtió su presencia pero estuvo varios minutos frente al fiscal especial Eduardo Martearena. Se trata de Ricardo Ferreyra, el hombre que acusó a dos policías y a un fiscal de apretarlo para que declarara contra Eusebio Pañalín Campos, acusado de matar al chico Marcos Cardozo. El testigo arrepentido ratificó todo lo dicho en un video que dio a conocer la semana pasada y aseguró que fue amenazado luego de blanquear los presuntos aprietes.

    “Temo por mi vida, a pesar de las garantías, porque esto es una mafia. No puedo hacer nada más que esconderme”, manifestó ayer el testigo clave ante los medios que lo esperaban en la puerta del Palacio Policial. Ferreyra declaró y sostuvo ante la prensa: “Conté la verdad, que es la que dije en el video. Vine a declarar porque el fiscal (Martearena) me dio garantías.

    Sigo ratificando que el fiscal (Fernando Giunta) me ofreció armar la declaración y que los policías son los que me llevaron al lugar, me mostraron la zona y me dieron nombres y apellidos, los que al final nunca usé, porque la declaración ya estaba armada”. El testigo arrepentido manifestó: “Cuando todo esto pasó no sabía a quién contárselo y después se lo dije a mi abogado (Carlos Varela Álvarez).

   Me arrepentí y quise contar la verdad, porque en esto se empieza así y se sigue cada vez peor”. Por otra parte, Ferreyra afirmó que, luego de dar a conocer la grabación, recibió amenazas para que terminara de hacer declaraciones. “Recibí amenazas de parte de Richard (el otro testigo clave), que me dijo que me iban a matar e iban a engarronar a mi familia si seguía con esto”, reveló.

    Respecto del fiscal Giunta, de Maipú-Luján, que investiga la muerte de Cardozo, Ferreyra esgrimió: “Lo único que armó fue la declaración, pero los policías fueron los que me dijeron todo lo que yo tenía que declarar, lo que finalmente no hice, porque ya mi testimonio había sido armado”. Por este motivo, y para poder declarar, Martearena le dio garantías al imputado, que consistieron en colocar un efectivo de Gendarmería en la puerta de su casa para que Richard y los dos policías cuestionados no se acercaran a su vivienda.

   “Me dijeron de una recompensa, pero nunca hablamos de un monto específico. Además, me aseguraron que me iban a ofrecer un trabajo”, manifestó Ferreyra. Respecto de la presunta participación del ministro de Seguridad, Carlos Ciurca, aseveró: “Cuando me llevaron a la Oficina Fiscal Nº11 escuché un llamado de teléfono entre el fiscal con Ciurca, y hablaban de una recompensa de 6.000 pesos.

    El fiscal le dijo ‘ya está el testigo, tenemos todo, esto es condena para el Pañalín’. Giunta me dijo que estaba hablando con Carlos y que le pasó todos los datos de Richard, que era quien iba a cobrar la plata”. Su abogado, Carlos Varela Álvarez, adelantó que están investigando la posible comisión de delitos similares y que se conocerían más casos que EL VIDEO.

    En la filmación, de aproximadamente 15 minutos, se observa al testigo sentado y afirmando que todo se inició a raíz de su detención en agosto en Tunuyán por un robo a una peluquería de Luján. “Ahí conocí al fiscal Giunta”, explicó ayer. Días después de ser liberado por ese atraco –el 9 de noviembre–, dos efectivos, que se habrían hecho pasar por miembros de Investigaciones pero formarían parte de Inteligencia Criminal y la Comisaría Nº11 de Luján, lo fueron a buscar a la casa de su suegro y lo llevaron hacia el sector donde fue arrojado Cardozo y allí le indicaron lo que tenía que decir.

    Los policías –siempre según su relato ante la cámara– le prometieron limpiar su prontuario si acusaba al Pañalín y que tenían un trabajo para ofrecerle (sería cometer atracos para ellos y quedarse con parte del botín). En el DVD, además, señaló a Giunta como la persona que le hizo firmar una declaración que él no había realizado sobre los hechos del caso Cardozo. “Tengo miedo por mí y por mi familia, y es por eso que hago esto. Quiero que esto se termine, con estas personas no se juega”, señaló en el video.

EL HOMICIDIO.
Marcos Cardozo despareció el 19 de agosto y fue hallado sin vida el 23 de setiembre. Siempre se supo que había caído al canal San Martín, y lo buscaron durante 35 días, aunque sin resultados positivos. Pocos testigos había del caso, hasta que aparecieron dos sujetos clave que aseguraron haber visto todo. Richard y Ferreyra se presentaron y manifestaron que vieron al Pañalín y a un menor de edad agarrar al chico de 13 años, realizarle “la cunita de oro” y tirarlo al canal.

    Ambos quedaron en el expediente como los testigos reservados Nº3 y Nº4, respectivamente. Actualmente, el mayor se encuentra detenido, y la semana que viene el fiscal de la causa podría solicitar la prisión preventiva en su contra, tal como aportaron fuentes judiciales. Respecto de la denominada causa de la policía del apriete, Martearena continúa incorporando testimoniales y aún no hay imputados.

    Quienes ya declararon fueron Giunta y sus auxiliares, que afirmaron que no hubo falsificación de la testimonial y que el proceso se realizó de acuerdo a las normas establecidas. Por su parte, los policías, quienes el miércoles ofrecieron una conferencia de prensa para desligarse de las acusaciones, se encuentran de licencia y la Inspección General de Seguridad solicitará pasarlos a pasiva.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.