access_time 18:24
|
11 de junio de 2018
|
Negocios

Tenían un problema y apelaron a Internet: tres apps creadas en Mendoza

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1528631234123Foto.jpg

Son los únicos que ofrecen este tipo de servicios en la provincia y todos utilizan la tecnología para darle "una vuelta" a experiencias ya existentes.

Todas las empresas apuntan a satisfacer necesidades y resolver problemas, aunque no son muchos los momentos en que surge una idea genuina para lograr eso: los modelos se copian o las necesidades pasan inadvertidas a los emprendedores durante muchos años.

Sin embargo, en Mendoza existen varios emprendimientos que de una u otra forma, encontraron ciertos problemas y decidieron plantearse como una alternativa creativa y práctica. Esos proyectos abarcan áreas tan diversas como la programación o la venta de bebidas.

Entre ellos, figuran algunos casos donde no existe competencia local para la experiencia que han generado: centraron la innovación como una parte distintiva de sus servicios, tanto en las relaciones de profesionales, como en el comercio y la educación.

¿Me das tu tarjeta?

Cuando Andrés Puebla iba a reuniones o eventos en los que sabía que podría promocionar sus servicios de diseño multimedia o generar nuevos contactos, siempre sufría con sus tarjetas de negocio: se las olvidaba o llegaban gastadas a las manos de la otra persona.

"Pensé que no podía seguir así y busqué un formato digital para pasar mis datos de contacto, pero ningún servicio era práctico o con un buen diseño", relató Puebla. Fue así como dio inicio a Linckard, una plataforma para crear tarjetas de presentación digitales.

Los usuarios pueden personalizar qué quieren mostrar y dónde pueden contactarlos, para luego pasarlas a otros a través del celular o la web, ya sea compartiendo el link, con un código QR o como firma digital al final de los correos electrónicos.

"Hice un primer modelo por una necesidad propia, pero gustó y algunos me empezaron a comprar. A fines del 2017 ya tenía una versión pulida: encontré que lo mínimo que una persona gasta en tarjetas es 850 pesos al año, así que simplemente hice que las Linckards fueran más baratas por esa misma cantidad de tiempo", agregó el emprendedor.

Ahora la plataforma cuenta con clientes de distintos sectores: empresas, el Gobierno Nacional y Provincial, profesionales freelance y demás. Hoy el sitio también funciona como una especie de "guía telefónica" donde el buscador permite encontrar contactos según qué servicio se está buscando.

"El siguiente paso es generar una red para que los que están dentro de Linckard puedan interactuar entre sí y se genere más networking", explicó Puebla.

A colaborar

Ignacio Gómez Portillo regresó hace unos años de Barcelona como repatriado científico del CONICET con una idea: aplicar en poblaciones reales lo que había investigado en su doctorado sobre la cooperación humana a partir del conocimiento científico.

El primer lugar para aplicarlo fueron sus alumnos de la UNCuyo, pero los jóvenes ya estaban en los últimos años de la Licenciatura en Física, eran pocos y no lograba interesar lo suficiente a las autoridades en su proyecto.

"Decidí enfocarme en un área con problemas y donde se pudiera medir el resultado y me enfoqué en Medicina, una carrera donde no hay cupo para ingresar, pero muy pocos superan los exámenes. Así surgió Egg Educación, buscando mejorar la sociedad con ideas que mejoren la cooperación humana", relató Portillo.

En este preuniversitario, las mesas también son pizarras y los estudiantes deben rayarlas. Se dan clases de improvisación teatral con vista a mejorar el rendimiento en las exposiciones orales y yoga para reducir el estrés. "Aprender debe ser una pasión, pero muchos vienen de estar años estudiando en lugares donde no querían estar", señaló el emprendedor.

A la hora de estudiar, los estudiantes se forman en equipos, donde se les indica el trabajo del día y se asignan algunos roles. Cuando un alumno tiene una duda, la consulta a uno de sus pares. Si no pueden resolverla, le piden ayuda a un "facilitador", es decir, uno de ellos que ha sido designado para explicar en esas situaciones. Si tampoco se encuentra respuesta, se plantea con toda la mesa. En las situaciones en que la duda persiste luego de eso, el profesor interviene para explicar.

En los grupos también hay mediadores que, entre otras cosas, regulan el volumen del grupo mientras hablan. "El estudiante tiene la autonomía de su aprendizaje. Van con matemática, química y física a su ritmo. Existe una decersión enorme en las aulas, pero acá la tasa es mínima: se van los que descubren que no les gusta la carrera o por causas de fuerza mayor", indicó Portillo.

Uno de los proyectos, además de exportar este sistema en una aplicación, es dar cursos de Programación y Marketing Digital a través de proyectos reales: "Se buscan casos de, por ejemplo, almaceneros que no pueden pagar por publicidad web, así que los alumnos aprenden trabajando entre dos especialidades diferentes y en un caso existente, mientras ayudan a alguien que lo necesita".

Acercando el vino

Muchos extranjeros llegan a Mendoza y se enamoran de las bodegas, pero el holandés Roon van Rhee dio un paso más allá: buscó la forma de acortar la cadena de distribución de los vinos.

"Soy economista y cuando conocí esta bebida me interesó todo: vi que el proceso desde que se tiene el producto hasta que llega a la góndola era muy larga y un vino de 25 pesos llega a 100", explicó. Fue entonces cuando pensó que si la gente estaba dispuesta a comprar a ese precio, los productores podrían ganar más si se impulsara la venta directa.

Van Rhee decidió entonces fundar POL, un sitio para la venta online de vinos, pero con todo un sistema detrás: los productores venden directamente, tomando las decisiones de promociones, precios y publicidad, mientras que él se encarga de la logística de distribución y difusión, que suelen ser lo más complejo de la cadena.

De esta forma, el productor aumenta su exposición y margen de ganancia, mientras que los consumidores encuentran precios más económicos y desde la comodidad de su computadora o celular. "Así le damos también visibilidad a bodegas pequeñas. Estamos empoderando a la gente que nunca está en el sector de ventas y por lo tanto no puede manejar esta parte", aseguró el holandés.

"El argentino es de lo más creativo que yo he visto", mencionó van Rhee. "En Holanda es algo estable, porque se utiliza para aumentar la eficiencia, por decir, de un 5 a un 6. Acá la creatividad se usa para superar todos los 'no, no y no' que un emprendedor se encuentra: esa forma de encontrarle la vuelta es lo que hace famoso al argentino", expresó.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.