access_time 17:55
|
30 de septiembre de 2009
|
|
ENFRENTAMIENTO LABORAL CON REBOTE EN LO SOCIAL

Temen efecto contagio por conflicto en Kraft

El titular de la UIA habló de temor empresario y el Gobierno, de piquetes coordinados.

BUENOS AIRES. El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Héctor Méndez, afirmó ayer que “hay temor” entre los empresarios por que recrudezcan conflictos como el acontecido en la planta de Kraft Foods, en la localidad bonaerense de General Pacheco.
“Hay temor porque hay realidades”, indicó Méndez a Radio Diez, al tiempo que subrayó que “existen algunos establecimientos y plantas en otros lugares del país, donde están ocurriendo medidas similares” a las que tomaron los trabajadores de Kraft. En ese sentido, precisó que “en Concepción del Uruguay (Entre Ríos), por un conflicto en un establecimiento avícola se bloquearon calles y se perdieron 20 camiones de pollo”. “No parecería que fue un accidente puntual y casual”, indicó el titular de la UIA, quien subrayó que los industriales ven “con preocupación” lo que sucede en Kraft, y abogó por “que se resuelva rápidamente”.
Por otro lado, grupos piqueteros y gremiales cortaron ayer el tránsito en varios puntos y accesos de la Ciudad de Buenos Aires, en el marco de una nueva jornada de protestas, que, según el Gobierno nacional, pueden estar coordinadas para crear un clima de conflicto. El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, consideró “preocupantes” los cortes registrados en Capital Federal y el conurbano bonaerense. “A mí no deja de llamarme la atención esta inusitada vocación por los cortes. Es preocupante”, sostuvo el funcionario en declaraciones a Radio 10, y manifestó: “Soy poco afecto a las teorías conspirativas, pero hay algo detrás”.
Tomada expresó que la cadena de protestas puede constituir “algo coordinado para crear un clima de conflicto”, y destacó la necesidad de “hacer todo lo posible y lo imposible para que se entienda que este no puede ser el mecanismo para dirimir los conflictos, porque funcionan otros”. Sobre la negociación del conflicto, Tomada, aseguró ayer que el jueves “tiene que haber respuestas concretas” de la empresa Kraft Foods respecto del pedido de “revisión” de 86 despedidos y 36 suspensiones planteadas el lunes durante un diálogo propiciado por las carteras laborales nacional y bonaerense.
Así, los trabajadores despedidos y suspendidos se comprometieron a “abstenerse de tomar cualquier tipo de medida” hasta mañana, cuando se realice la segunda reunión, y el resto de los operarios –unos 2.600– iniciaban ayer su actividad con total normalidad en la planta de General Pacheco. De la misma forma, la empresa aceptó “abstenerse de adoptar nuevas medidas disciplinarias, manteniendo los puestos de trabajo existentes en los tres turnos”, señaló Tomada. “La reunión que mantuvimos con la empresa, el sindicato y la comisión interna fue el primer paso en el que pudimos sentarnos a dialogar”, explicó Tomada.
Por su parte, el Gobierno se comprometió al retiro progresivo de fuerzas de seguridad que se encuentran en las líneas de producción, siendo la Justicia la autoridad competente para ordenar su retiro. El ministro de Trabajo bonaerense, Oscar Cuartango, dijo que “no fue fácil arribar” a un principio de entendimiento, y recordó que “luego de seis horas se logró que saliera una resolución ministerial, pero no un acta compromiso”. En declaraciones a Radio Provincia, el funcionario bonaerense sostuvo que, a partir del principio de acuerdo firmado, “hay que ver cómo se van desarrollando los acontecimientos y qué grado de cumplimiento pone cada parte a los compromisos asumidos”.
El Ministerio de Trabajo también intimó a la empresa a quegarantice a delegados de la Comisión Interna el ejercicio de sus funciones sindicales. La delegada gremial María Rosario explicó que cinco integrantes de la Comisión Interna se presentaron ayer a la mañana a trabajar en la planta, sin que se les permitiera ingresar, con el argumento de que aún no tienen comunicación del principio de acuerdo.
En tanto, operarios de la firma realizaban tareas de refacción en la entrada donde el viernes se registraron incidentes durante el desalojo de la planta por fuerzas de seguridad, al tiempo que volvían a colocar el alambrado de púa que el sábado retiraron. En la entrada principal del establecimiento, el tránsito vehicular era normal y no se registraba la presencia de manifestantes como en días anteriores, cuando los empleados montaban una guardia permanente.
Los trabajadores de la multinacional alimenticia Kraft Foods iniciaron medidas de fuerza el 18 de agosto, tras el despido de160 empleados, entre los cuales figuran miembros de la Comisión Interna.

TEMAS:

El País

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.