La prohibición de material sexualmente explícito en OnlyFans parece haber terminado antes de empezar. La empresa dijo que ha “suspendido” la medida prevista para entrar en vigencia el 1 de octubre después de haber “asegurado las garantías” necesarias para apoyar a su actual base de creadores.

La situación no es totalmente clara, pero parece que el contenido sólo para adultos está a salvo por ahora. Pronto llegará un comunicado más detallado destinado a los productores.

El comunicado sugiere que OnlyFans ha triunfado, al menos momentáneamente, en su lucha contra los grandes bancos. Estas instituciones se han mostrado históricamente reticentes a las empresas tecnológicas que favorecen la difusión de contenidos sexualmente explícitos, presionando a sitios como Patreon para que abandonen a los trabajadores del sexo a fin de mantener su financiación.

Sin embargo, incluso una victoria permanente podría ser agridulce. El plan de restricción anunciado la semana pasada ha sacudido la confianza de algunos trabajadores del sexo y otros creadores de OnlyFans: una fuente de ingresos clave ya no es tan confiable como antes. No será sorprendente que algunos creadores de contenidos cambien de servicio o añadan alternativas para proteger sus ingresos.

La plataforma actualmente cuenta con más de 100 millones de usuarios en todo el mundo, la mayoría dispuestos a pagar una suscripción para tener acceso a material para adultos, incluyendo pornografía.

Desde el inicio de la pandemia, la base de suscriptores de OnlyFans ha crecido notablemente convirtiéndose en un reducto no solo para los usuarios aburridos, sino también para trabajadores sexuales impedidos de realizar sus actividades por las restricciones a la circulación.