access_time 22:14
|
30 de julio de 2021
|
|
Nauka

El módulo ruso Nauka se acopló a la Estación Espacial y casi causa una tragedia

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1627694074340EEI%20Nauka.jpg

Tras conectarse exitosamente a la Estación Espacial Internacional, los propulsores del módulo se encendieron sin control provocando el desvío del gigantesco laboratorio.

La Estación Espacial Internacional (EEI) se desvió inesperadamente de su órbita el jueves cuando los propulsores de un módulo ruso recién acoplado comenzaron a dispararse sin control. Los propulsores reorientaron la posición de la estación del tamaño de una cancha de fútbol hasta 45 grados, dijo la NASA.

La estación está de nuevo bajo control, dijo un portavoz de la NASA, y su tripulación de siete personas, incluidos tres astronautas estadounidenses, están a salvo, según la agencia.

Los disparos erróneos de los propulsores del módulo ruso Nauka, un nuevo laboratorio multipropósito de 23 toneladas, comenzaron unas horas después de que se acoplara a la EEI, dijo el portavoz de la NASA Rob Navias. El control de la misión en el cuartel general de astronautas de la NASA en Houston notó que la estación espacial se desviaba de su posición normal unos minutos después, lo que desencadenó una alerta automática a los astronautas a bordo. La estación espacial había perdido el control de su posicionamiento, dijo el gerente de la ISS de la NASA, Joel Montalbano, durante una conferencia de prensa el jueves.

La estación, un ornamentado laboratorio científico con 16 módulos habitables y de carga presurizados, se estaba desviando de su trayectoria alrededor de 1,5 grados cada minuto, dijeron funcionarios de la NASA. Los propulsores del otro lado de la estación espacial, opuestos al módulo de servicio Zvezda de Rusia, se encendieron para contrarrestar la fuerza de Nauka en lo que el comunicador de control de misión de la NASA describió como un "tira y afloja".

"Sólo para ponerles al día", dijo el comunicador de control de misión Drew Morgan a los astronautas estadounidenses desde Houston, "ahora mismo estamos en un pequeño tira y afloja entre los propulsores que se disparan desde el [módulo de servicio] y el [Nauka]. Estamos resolviendo el mejor curso de acción en este momento".

Casi una hora más tarde, el control de la misión en Houston recuperó el control de la estación y la devolvió a su posición normal. "Los propulsores [Nauka] ya no se disparan, volvemos a tener el control de la actitud, los índices son estables", dijo Morgan a los astronautas estadounidenses.

Navias dijo que la tripulación estuvo a salvo en todo momento. No estuvo claro de inmediato qué causó los disparos erróneos de los propulsores rusos; Roscosmos, la agencia espacial rusa, dirigirá la investigación sobre la causa, dijo Montalbano. Ver que la EEI se desvía de su curso como lo hizo el jueves bajo la influencia de los disparos erróneos de los propulsores "definitivamente no es algo que ocurra de forma regular", añadió Montalbano, indicando que un evento como el del jueves sólo ha ocurrido aproximadamente tres o cuatro veces en los 20 años de historia de la estación espacial.

Los otros socios de la estación, la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial y la Agencia Espacial Europea, estaban de guardia para controlar la salud de la estación durante el evento, dijo Montalbano.

El percance obligó a la NASA a posponer el lanzamiento previsto por Boeing de su cápsula Starliner sin tripulación a la EEI, que estaba programado para el viernes este viernes. El lanzamiento está programado ahora para el martes 3 de agosto, según informó la agencia en un comunicado.

Nauka, que significa ciencia en ruso, fue lanzada desde el cosmódromo ruso de Baikonur, en Kazajstán, el pasado miércoles, tras semanas de retrasos de última hora causados por problemas con el sistema de guía del módulo. Aunque se lanzó la semana pasada, el módulo tiene una larga historia: su desarrollo comenzó en 1995 y su lanzamiento estaba previsto inicialmente para 2007. Pero los retrasos en el lanzamiento y varios cambios en su diseño y propósito retrasaron su despliegue durante años.

El Nauka se encontró con problemas casi inmediatamente después de llegar al espacio. La nave desplegó sus paneles solares 13 minutos después del lanzamiento sin problemas, pero los problemas de propulsión y comunicaciones impidieron que la nave entrara en la órbita prevista. Los ingenieros y el control de la misión en Moscú se esforzaron por encontrar una solución, y finalmente encendieron los propulsores secundarios de la nave para evitar que Nauka se saliera de la órbita y se quemara en la atmósfera terrestre.

El Nauka recuperó su posición en una órbita normal y continuó su viaje de ocho días hasta la estación espacial, donde se acopló de forma autónoma.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.