Miles de usuarios de Instagram volcaron sus quejas en Twitter porque sus cuentas habían sido suspendidas sin aviso previo ni razón aparente.

Muchos internautas denunciaron una disminución en el número de seguidores en perfiles corporativos. 

Como es habitual, estos problemas en Instagram se comentaron masivamente en la red social del pajarito, por lo que rápidamente se convirtió en tendencia.

“Somos conscientes de que algunos están teniendo problemas para acceder a su cuenta. Estamos examinándolo y pedimos perdón por las molestias”, dice el breve mensaje difundido en Twitter y que se cierra con la etiqueta #Instagramdown.

Cabe aclarar que una cuenta puede ser suspendida cuando un usuario publicó algún contenido que infringe las normas de la plataforma o fue denunciado por otras cuentas. Para recuperarla, Instagram da un plazo de 30 días en los que puede rechazar esa decisión y autentificarse como propietario del perfil bloqueado.