access_time 18:45
|
3 de noviembre de 2009
|
|
FERIA DEL LIBRO CHILE

Tango, lunfardo y poesía argentina atraen a los chilenos

"Muchos preguntan por autores de culto, por ejemplo alguien que está haciendo su tesis y vino a preguntar por libros de Macedonio (Fernández) y también hay mucho interés en la poesía argentina, especialmente en los surrealistas".

Los libros de tango, de poesía argentina -especialmente de los surrealistas- y diccionarios de lunfardo son algunos de los temas más consultados en el stand que la Argentina ocupa en la Feria del Libro de Chile, donde es el país invitado de honor.

Los chilenos que se acercan al stand se sorprenden al enterarse de que los 1500 ejemplares que se pueden consultar en los anaqueles y que pretenden dar cuenta de la historia de la literatura argentina no están a la venta y serán donados a instituciones educativas chilenas al término de la máxima fiesta de las letras de este país.

"Son tantos los que preguntan los precios que tuvimos que poner cartelitos de que no están a la venta", contó a Télam Silvia Maldonado, de Asuntos Culturales de la Cancillería, muchos de esos libros sí se venden en stands de las editoriales chilenas.

Los títulos son variados y para todos los gustos: de Washington Cucurto, Oliverio Girando, Horacio Quiroga, Fogwill, así como volúmenes dedicados a la figura de Atahualpa Yupanqui, Leonardo Favio, Astor Piazzolla, el Che Guevara, revistas culturales como Caras y Caretas, Nómada y algunas historietas como Caloi o la universal Mafalda de Quino.
Grandes fotografías en blanco y negro de Rodolfo Walsh, Julio Cortázar, Haroldo Conti, Juan José Saer, Raúl González Tuñón, Alfonsina Storni y de otros escritores cuelgan orgullosas en la parte superior del stand argentino, entre decenas de papelitos de colores celeste y blanco.

"Es habitual que mucha gente se acerque a hacer preguntas de los libros -dijo Maldonado-. Muchos preguntan por autores de culto, por ejemplo alguien que está haciendo su tesis y vino a preguntar por libros de Macedonio (Fernández) y también hay mucho interés en la poesía argentina, especialmente en los surrealistas".

Con el sello rioplatense, el tango es otro de los grandes atractivos del país invitado, por eso se programó una muestra de baile a cargo de los Clubes de Tango de Chile, con cientos de curiosos en la Plaza del Encuentro, en el corazón del centro Cultural Estación Mapocho, que albergaba la vieja estación de trenes y que hoy recibe a la feria.

Maldonado contó que los visitantes a la feria han consultado "mucho sobre tango" de parte de especialistas en la obra de Osvaldo Pugliese, sobre los diccionarios de lunfardo y mucho también sobre fútbol y el técnico de la selección local, el argentino Marcelo Bielsa.

El predio donde se celebra del encuentro cultural más importante de Chile recibe a sus visitantes con unas esculturas en tamaño real de Jorge Luis Borges, Eva Perón y Carlos Gardel, muy cerca de una original exposición de afiches dedicada a los íconos argentinos.

Así, se puede leer "colectivo: ómnibus con capacidad indefinida de gente a pie", "Obelisco: monumento que cae perpendicular en la avenida 9 de Julio" o el dulce de leche entendido como "la argentinidad en pote de medio kilo".

El dibujante Nik, por su parte, se dedicó a firmar ejemplares de su popular creación Gaturro y enseñó a los más chicos chilenos a dibujar su simpático gato, en una jornada en la que también se sortearon algunos de los dibujos realizados por el argentino, entre el público presente.

En tanto, el escritor chileno Hernán Rivera Letelier, dijo a Télam, en un diálogo en uno de los pasillos de la feria, que la presencia de Argentina "fue un alegrón tremendo porque yo empecé a escribir prosa inspirado por Leopoldo Marechal y su Adán Buenosayres".

"Pienso y he pensado siempre que entre los prosistas del cono sur los mejores son los argentinos. En novela y cuento no les gana nadie. Admiro a Cortázar, Borges, Sábato, Piglia. En poesía, le sacamos una vuelta y media pero en novela y en cuento son espectaculares", dijo.

Entre las charlas organizadas por la Argentina, causó interés la del director de la Biblioteca Nacional, Horacio González, y el catedrático chileno Luis Bocaz sobre la polémica entre Domingo Faustino Sarmiento y el venezolano-chileno Andrés Bello respecto a la lengua castellana.

Bello sostenía que el idioma debía permanecer estático y no se podía dejar que el pueblo lo interviniera o cambiara, mientras que para Sarmiento, el lenguaje debía ser dinámico y responder a la nueva situación que tenían los pueblos de la post independencia, liberándose así también de las ataduras con España.

TEMAS:

El País

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.