access_time 11:22
|
19 de noviembre de 2009
|
|

Sube y baja

De tres carreras por la Copa de Oro, en dos, la Técnica desclasificó a los autos que fueron al podio. ¿Casualidad? Para reflexionar.

    La Copa de Oro tiene ese no sé qué del sube y baja. Moldeada en el 2008 para frenar la coronación anticipada del Pato Silva y para salvar un campeonato con un final sin nada que ofrecer, no acabó como pensaron sus hacedores. El chaqueño quedó abajo –despojado de un título legítimo– y Ortelli, que estaba abajo, terminó arriba. La Copa fundida para el 2009 sigue aferrada al juego, pero, ahora, entraron los preparadores. Balanza oficial. El 11 de octubre en la primera fecha de las cinco para otorgar el galardón de campeón argentino, el cigüeñal del motor Cherokee del Torino de Pechito López pesó 160 gramos menos que lo permitido y lo bajaron del segundo escalón de la final. Compresión.

     El domingo, la historia se repitió. El impulsor del Chevrolet de Ciantini dio una relación de 09:30 a 1 y 09:40 a 1 cuando lo legal es 09:20 a 1. El ganador de Olavarría fue desclasificado y todos ascendieron un peldaño. Altuna quedó primero, Pechito segundo y Aventín tercero. El cimbronazo repercutió en la Copa. Altuna y López llegaron a 50 puntos y el Pumita a 38.50. Últimos rounds. De tres carreras por la Copa, en dos aparecen anormalidades en los motores del podio. ¿La Comisión Técnica está hilando fino? ¿Recién afloran los deslices? Quedan dos fechas: La Plata y Buenos Aires ¿Habrá más KO? Dos ya fueron a la lona: Pechito y Ciantini. Reflexión. ¿Por qué los preparadores del TC Argentino cometen pecados capitales? Buena pregunta.

TEMAS:

#+Autos

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.