En vivo: una multitud despide a Diego Armando Maradona
access_time 07:38
|
12 de marzo de 2020
|
|
Opinión

Suarez ante su suerte: administrar la miseria

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1581073550037Suarez.jpg

¿El gobierno de Rodolfo Suarez teatralizó, dramatizó y exageró el rechazo que obtuvo del peronismo a su proyecto de presupuesto que incluía un pedido de nueva deuda por más de 200 millones de dólares, más una autorización para renegociar los vencimientos de deuda vieja que tendrá que afrontar este año? Es probable que sí, y junto con esa reacción, apuntarle directamente a la principal oposición a su gobierno, al peronismo, de que haya sido el culpable de bloquear los sueños de desarrollo y de crecimiento con los que ha llegado al poder la actual administración.

Ahora bien, si el gobierno de Suarez era autorizado a pedir financiamiento externo para financiar su plan de obras públicas por los próximos cuatro años, como lo pretendía y quería, ¿quién le prestaría, en un contexto muy complejo para Argentina y en una crisis global profundizada por la propagación del coronavirus en todo el mundo? Lo más seguro es que nadie, con lo que la administración de Suarez podría respirar aliviada, si se quiere, al no tener que andar penando por los mercados y, por, sobre todo, por no tener que dar explicaciones de lo que sería una aventura con final negativo.

Con todos los índices económicos a la baja, Suarez está obligado a administrar de aquí en más una provincia que no crecerá, y que tampoco se desarrollará como lo tenía previsto, además de contar con previsiones muy pesimistas en materia de recaudación de impuestos.

Todas las esperanzas estarán puestas en lo que viene abrochado de la anterior gestión, por caso obras de envergadura como la de Portezuelo del Viento y un plan de desarrollo turístico importante para las villas cordilleranas y la montaña en particular, asunto que el gobernador comenzará a mostrar, posiblemente, para cuando dé su primer discurso ante la Asamblea Legislativa, el 1 de mayo.

Ayer mismo, luego de que la Legislatura le cerrara sus planes incluidos en el presupuesto, Suarez se encontraba en Buenos Aires. “Estoy a full, gestionando”, le comentó a un allegado luego mantener algunas reuniones con referentes parlamentarios, entre ellos, con la senadora kirchnerista Anabel Fernández Sagasti. El gobernador se prepara para defender la semana próxima, ante el Senado, el proyecto de construcción del dique Portezuelo del Viento en Malargüe.

La Pampa ha logrado llamar una vez más la atención en torno al levantamiento del dique sobre el Río Grande, la obra hídrica más importante que se haya planificado en Mendoza. El cambio de gobierno a nivel nacional animó a esa provincia a resucitar sus intenciones de frenar el emprendimiento dentro del objetivo general de lograr avanzar en su lucha por las aguas del río Atuel, conflicto por el que acusa a Mendoza de haberla dejado sin agua en la zona de los Bañados del Atuel, en el extremo norte pampeano.

Y Portezuelo es en verdad, un proyecto a mediano plazo del que Suarez probablemente vea poco y nada durante su gestión. Pero, el panorama económico que visualiza es muy magro, con lo que tomarse de todo lo que pueda generar como expectativa positiva a partir de esa obra en el sur, le permitirá mantener con vida la esperanza de una gestión que pueda mostrar un poco más de lo que hoy tiene para ofrecer.

Desde lo político, Suarez intentará sacarle el jugo al proyecto de eliminación de las equiparaciones en el Poder Judicial, un esquema que cuando salió a la luz provocó, como era de esperar, una nueva reacción en contra de los privilegios o regímenes especiales de los que goza el Poder Judicial en la provincia. Ese proyecto puede que sea, a su vez, la avanzada de otros que puedan conocerse durante la gestión de Suarez apuntando a objetivos que las administraciones que lo precedieron no lograron, entre ellos, quizás, la reforma constitucional integral de la provincia o bien un avance decidido a modificar el sistema bicameral de la Legislatura provincial para transformarlo en unicameral.

Está claro que, como arrancó, lo que viene lo obligará a sacudir la agenda política con temas lo suficientemente fuertes como para poner en discusión a fondo el perfil económico de la Provincia sin el potencial minero. En verdad, tendrá lo mismo que otras administraciones, pero obligado a hacer adelgazar mucho más al Estado para que le saque menos a la actividad privada y rescatarla de a poco de la asfixia a la que ha sido sometida por mucho tiempo. Una contradicción, dirán algunos, cuando se suman los mendocinos que le reclaman y exigen del propio Estado más atención. Es cierto, pero a Suarez le tocó este tiempo y de nada le servirá lamentarse por ello, ni de lo que no consiguió en el arranque de su gestión. “A full, laburando y gestionando”, como suele decir, pero administrando miseria. Y cuenta, si se quiere, con una oportunidad única de mostrarse como un distinto. La tiene difícil, frente a una oposición que buscará limitarlo lo más que pueda para mejorar sus propias chances electorales.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.