access_time 20:55
|
5 de junio de 2007
|
|
PERSONAJE

?Soy como el hermano mayor de los participantes?

Guido Kazcka volvió a la pantalla chica al mando de la tercera temporada de El último pasajero. Detalles y experiencias de un joven que se consagró en la conducción nacional.

   Tras haber permanecido algunos meses alejado de la pantalla chica y haber concretado su enlace matrimonial con la actriz Florencia Bertotti, Guido Kazcka volvió el domingo a la pantalla de Telefé (en Mendoza, por Canal 9 Televida) al mando del ciclo El último pasajero, la competencia por el gran sueño de los estudiantes de quinto año. El actor y animador, quien se consagró para la prensa nacional como uno de los jóvenes referentes de la pantalla, no es sólo el conductor del programa, sino que, además, forma parte del proyecto, de la idea y del armado de la emisión.

    Por tercer año consecutivo al mando del envío, Guido, en diálogo con Télam, brindó detalles del ciclo, el cual, en su nueva edición, ha incorporado como novedad juegos ligados al saber. Además, reveló detalles de esta faceta, la que, según refirió, le genera muchas satisfacciones. “Los años anteriores, quizás, a esa cosa del conocimiento la pasábamos por al lado, pero ahora incluimos saberes que los chicos aprenden en el colegio y otros de carácter ecológico”, adelantó Kazcka.

    El conductor, de 29 años, contó que la competencia sobre nociones escolares que se agregará al espacio generado por Endemol “es un juego de preguntas y respuestas que los participantes van a contestar arriba de unos burros”. “La otra instancia maneja información sobre el planeta y el mundo en que vivimos e incluye una onda de preguntas que tienen que ver con la ecología”, se explayó. El agregado de estas justas en las que pesan los saberes, acerca El último pasajero al universo de Feliz domingo pero, para quien formó parte en ciclos como Clave de sol, Verano del 98 y Polémica en el bar, “nosotros le aportamos novedad desde lo conceptual, desde el contenido de las preguntas”.

    Respecto de lo que lo impulsa a permanecer como el rostro visible del ciclo, Guido declaró: “Me gusta mucho la estructura con que armamos el juego, que hace que la tensión se mantenga hasta el final y los tres colegios tengan la posibilidad de irse de viaje de egresados hasta el momento del desenlace”. En cuanto a la importancia que connota el viaje de egresados como premio mayor, detalló:“Hay muchas cosas que fueron cambiando con el tiempo, como la relación alumnoprofesor, pero el premio del viaje de egresados sigue siendo lo que le da vida al programa. El viaje de estudios es el símbolo de la finalización de una época de la vida y esa cosa colectiva después no se repite”.

    Otro de los temas sobre los que el joven se animó a hablar fue respecto del atractivo que tiene trabajar con la adrenalina de un programa en directo. “El vivo genera muchas sensaciones encontradas, desde desafío hasta permitirte equivocarte, pero todo eso funciona como algo simple, entretenido y divertido, porque hay mucha gente laburando muchas horas por semana para que todo ocurra”.

    A la hora de definir su rol dentro de la estructura del programa, refirió: “Yo soy el conductor y el guía porque me relaciono bien con los chicos y eso se ve, se nota. Siento que soy una especie de hermano mayor de ellos y creo que esa relación compensa el hecho de que muchas veces quede en el ojo de la tormenta, porque se trata de un programa en vivo”.

DESAFÍOS PARA IR A BARILOCHE. Participar en equipo, juntando fuerzas, destrezas físicas e intelectuales para llenar el micro, conseguir la llave y salir esa misma tarde, en vivo, rumbo a Bariloche es la propuesta del envío que se adueñó de la pantalla chica de los domingos, logrando en su primer día de emisión 16,6 puntos de rating, convirtiéndose en el programa más visto en su franja horaria. El último pasajero es un programa en el cual tres equipos de estudiantes compiten por un viaje de egresados. El colegio ganador emprende su viaje esa misma tarde.

    En un clima de fiesta y al mando de sus capitanes, cada grupo intentará superar juegos de destreza física y de cultura general para lograr embarcar primero al tan ansiado último pasajero, iniciando de esta manera el viaje de sus sueños. Los dieciséis pasajeros de cada equipo tendrán que recorrer, desde la terminal, un camino de postas y dificultades para ocupar, por fin, su lugar en el micro. Los ganadores de cada competencia suben al colectivo. Los perdedores, vuelven a la terminal.

    El primer juego que deberán sortear los chicos se denomina Las materias. Los capitanes de cada equipo eligen al estudiante más aplicado, quien deberá defender tres materias, Geografía, Historia y Educación Sexual. Otro de los desafíos es Las claves del mundo, para el que los chicos deben tener conocimiento sobre el cuidado del medio ambiente. Memoria visual y auditiva son las bases para ganar en Memodance.

    En el Juego final, todos los participantes que no lograron subir al micro podrán hacerlo contestando preguntas de diversas materias y, para esto, tendrán un tiempo límite. El equipo que consiga antes de este tiempo a su último pasajero será el primero en probar la llave que arranca el micro rumbo a Bariloche. De no conseguirlo, los pasajeros que no contestaron las preguntas se transformarán en cantidad de llaves para ser elegidas en el Juego de las llaves, en el que, al igual que en las ediciones anteriores, deberán encontrar la que arranca el micro.

TEMAS:

Show

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.