access_time 11:15
|
2 de octubre de 2006
|
|
ELECCIONES LEGISLATIVAS

Sorpresiva derrota conservadora en Austria

La oposición socialdemócrata triunfó ayer en elecciones legislativas de Austria, al vencer sobre su principal contrincante, el gobernante Partido Popular (OEVP), que sufrió una fuerte derrota con la pérdida de ocho puntos porcentuales.

    La oposición socialdemócrata triunfó ayer en elecciones legislativas de Austria, al vencer sobre su principal contrincante, el gobernante Partido Popular (OEVP), que sufrió una fuerte derrota con la pérdida de ocho puntos porcentuales.

    “Creo que este movimiento electoral ha revelado que los austríacos piensan que está bien, que somos un país rico, pero que la riqueza no está suficientemente bien repartida”, dijo en Viena el líder del Partido Socialdemócrata, Afred Gusenbauer, como primera reacción a los sorprendentes resultados.

    Gusenbauer se mostró seguro de que el voto es el resultado de su campaña centrada en los temas del empleo, la sanidad, la educación y la seguridad social, y que los austríacos han optado así por una “mayor justicia social” y “mejores perspectivas para los jóvenes”.

    Pero su triunfo se debe también a la caída en picado de “los negros”, los populares del canciller federal, Wolfgang Schüssel, su principal contrincante, que podría, en breve, convertirse en su aliado en el poder, con el retorno a la gran coalición tradicional que gobernó entre 1986 y 1999.

    Tras subir al poder en el 2000, con la ayuda de los ultranacionalistas de Joerg Haider, y verse confirmados en las elecciones anticipadas del 2002 con 42,3 por ciento, los populares se mostraron sorprendidos de la dimensión de su derrota, pues sólo alcanzaron 34,5 por ciento de los sufragios.

    Aunque la posibilidad más barajada por los expertos sobre la formación del nuevo gobierno es la de la gran coalición, y también, según todos los sondeos, la preferida entre la población, no pueden aún descartarse otras opciones. “Aún pueden darse nuevas combinaciones mayoritarias”, dijo Schüssel en su primera declaración ante la prensa, tras conocerse los primeros resultados y después de considerar que los 400.000 votos emitidos por correo “podrían cambiar algo”.

    Evidentemente, el canciller aludió así a la posibilidad de una alianza de su partido con otras formaciones que deje en la oposición a los ganadores de esta carrera, una jugada similar a la de las elecciones de octubre de 1999, ganadas por los socialdemócratas, en las que quedó tercero.

    Entonces, logró un acuerdo con el ultranacionalista Joerg Haider para formar una coalición que dejó fuera a los socialdemócratas y provocó una ola de protestas internacionales y el aislamiento diplomático de Viena por parte de sus socios en la Unión Europea, debido al tinte xenófobo y filonazi de la campaña de Haider.
 
    Sin embargo, los resultados de hoy dificultan una estrategia similar: las matemáticas también parecen favorecer a la alianza tradicional “rojinegra”, puesto que el Ejecutivo deberá contar con la mayoría absoluta de los 183 escaños del Parlamento.

TEMAS:

El mundo

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.