access_time 13:14
|
31 de mayo de 2007
|
|
UN COLEGIO DE EDUCACIÓN ESPECIAL, BAJO LA LUPA

Sólo se controla el ausentismo de los alumnos en 1,1 por ciento de las escuelas

Se realiza en veinte establecimientos considerados como de alto riesgo por la DGE. Las demás instituciones que contarán con la red para monitorear las faltas y otros datos de los estudiantes aún no desarrollan esta tarea.

    Cuando comenzó el ciclo lectivo 2007, uno de los compromisos de la DGE fue seguir de cerca a los alumnos que faltaran a clase. Para esto se utilizaría la nueva tecnología aportada por la Red Wan, sistema que permite acceder a la información en línea de los estudiantes de unos 600 establecimientos. Para esto se ideó el Programa Control de Ausentismo, que tiene como principales objetivos la contabilización de las inasistencias y la información inmediata a los padres del alumno faltador a través de mensajes de texto y correos electrónicos. Esta iniciativa debía estar funcionado a principios de abril, al menos así lo aseguró en aquel momento Emma Cunnietti, titular de la cartera educativa provincial.

    Sin embargo, hasta la fecha y a pesar de que las escuelas que estarán en la red ya cuentan con las condiciones técnicas necesarias para ponerla en funcionamiento, el control de ausentismo sólo se realiza en veinte establecimientos considerados de alto riesgo, es decir, aproximadamente tres por ciento del total de las instituciones con acceso a la Red Wan. A su vez, esta cifra corresponde a 1,1 por ciento de las 1.800 escuelas de la provincia. Los datos fueron proporcionados por el director de la Unidad Técnico- informática de la DGE, Víctor Correa.

ACTUALIZAR LOS DATOS. Parece que no se ha hecho nada en la dirección de lo que manifestó el gobernador Cobos en su discurso del 1 de mayo, asegurando que desde el Estado se garantizarían todas las condiciones para que las familias pudieran mandar a los chicos a clase y que, como contrapartida, los adultos se hicieran responsables de que estos asistieran a la escuela. Para esto, se facultó a la DGE para que denunciara a los responsables de aquellos menores que no fueran nunca o faltaran demasiado al colegio sin ninguna justificación.

    Entre los datos actualizados en la cédula escolar debe figurar información específica del alumno, como a qué establecimiento pertenece, en qué época del año falta más y si es un chico que se ha ausentado mucho desde que comenzó su educación, entre otros datos importantes. Pero, para que esto suceda, cada institución debe actualizar los registros de los alumnos, cosa que aún no prese ha terminado de realizar. Las bases de datos deberían tenerse al día desde que comenzó el año. Al respecto, Correa aseguró que no existen problemas operativos y que todas las escuelas cuentan con la tecnología necesaria para colocar esta información en línea.

   Por lo tanto, las demoras deben tener que ver con la problemáticas particulares de cada institución. A pesar de esto, sólo las veinte escuelas consideradas como de alto riesgo por la DGE –por el ausentismo– son las que llevan la cuenta de las faltas y son las únicas que están siguiendo de cerca los casos problemáticos, gracias a que desde la dirección que representa Correa monitorean de cerca a este grupo. El director subrayó que habría sido óptimo comenzar con la iniciativa antes pero que la tardanza, sin embargo, por no deberse a complicaciones de sistema, se puede solucionar a la brevedad.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.