access_time 21:08
|
16 de agosto de 2006
|
PRESENTACIÓN JUDICIAL

Solicitan aborto para discapacitada abusada

Lo gestionó su madre en los juzgados de Familia porque ya tiene once semanas de embarazo. En el Hospital Militar pidieron tiempo para analizar el pedido. Hoy a las 8 se reunirá el comité ético del nosocomio.

    La madre de una joven deficiente mental que tiene un embarazo de once semanas, al parecer producto de una violación, pidió formalmente, a través de sus abogados, que la Justicia autorice a realizarle un aborto, luego de que las autoridades del Hospital Militar se excusaran solicitando un tiempo para analizar la situación. Ante este inconveniente y para que el embarazo no siga avanzando, los letrados Dante Vega y Diego Lavado realizaron ayer una presentación ante el Primer Juzgado de Familia para que este arbitre los medios necesarios y decida si se puede agilizar la aprobación para interrumpir la gestación del feto.

    Cuando la madre y los abogados llegaron al nosocomio y solicitaron que se le practique el aborto a la discapacitada, amparándose en el artículo 86 inciso segundo del Código Penal (ver aparte), los directivos no dieron el consentimiento inmediatamente y, en cambio, convocaron al Comité de Bioética para analizar los pasos a seguir. Esta audiencia será hoy a las 8, en ese hospital. “El tema es que no queremos que pase más tiempo. La joven es deficiente mental y el embarazo ya lleva once semanas.

    Si no se practica el aborto rápidamente, podemos llegar a un punto en que no se pueda realizar”, explicó Vega. Además, la joven de 25 años, que tiene una edad madurativa de cuatro años, toma un medicamento esencial para seguir viviendo, el que podría afectar el desarrollo del feto. Este es otro de los argumentos utilizados por los abogados para que se le practique el aborto de inmediato.

    El caso tiene similares características al ocurrido a finales de julio y principios de agosto en la provincia de Buenos Aires, cuando la Suprema Corte de Justicia bonaerense autorizó la interrupción del embarazo de una discapacitada mental de 19 años que fue violada por un familiar, aunque este, finalmente, no se llegó a concretar debido a que habían trascurrido más de cuatro meses de gestación (ver aparte).

    Luego del planteo en la Justicia, el juez de Familia Germán Ferrer dijo a este diario:“No voy a contradecir la resolución de la Corte bonaerense. Creo que el pedido no era necesario, porque esto no requiere autorización judicial. Los directivos del hospital tendrían que aprobar el aborto porque el Código Penal lo autoriza”. Y agregó: “No estoy al tanto de por qué los médicos no han aceptado. Si ellos no entienden la solicitud de la madre, es un problema médico”, explicó el magistrado.

CRISIS. La chica discapacitada, de 25 años, habría sido abusada sexualmente “en una escuela diferencial maipucina”, según los abogados, y la denuncia por este delito fue radicada el 8 de agosto en la Unidad Fiscal de Maipú y está siendo investigada por el fiscal de Instrucción Hernán Ríos. Fuentes ligadas a la fiscalía explicaron que todavía no se ha determinado el lugar donde fue ultrajada ni quién lo hizo. Una de las primeras medidas que ordenó el magistrado fue tomar testimonial a la directora del establecimiento. Por este tema, desde Tribunales informaron que la joven también mantenía contactos con familiares varones. Es por esto que todavía no ha quedado determinado con exactitud el sitio donde fue abusada sexualmente.

LARGO CAMINO. La conmovedora historia de la joven –no se puede publicar su nombre por tratarse de una instancia privada– comenzó cuando tenía cerca de cuatro años. A esa edad necesitaba, para no estar postrada en una cama una fuerte medicación. “Como nació con problemas cerebrales, si no toma el remedio podría caer en un estado vegetativo”, señaló Vega. El tiempo pasó y sólo vivía con su madre, ya que su padre falleció.

    A finales de mayo, la progenitora detectó que su hija tenía un retraso en el ciclo menstrual. Fue así que la llevó a un ginecólogo para descartar cualquier tipo de problema. Luego, un análisis comprobó que estaba embarazada. La mujer, de inmediato, sospechó que se trataba de una violación. Así las cosas, presentó la denuncia en la fiscalía de Maipú. El fiscal ordenó al Cuerpo Médico Forense que realizara estudios a la chica para precisar qué tipo de abuso sufrió, ya que, de confirmarse el estado de gravidez de la discapacitada, aunque la relación sexual haya sido con su consentimiento, se demostraría indefectiblemente que existió un delito.

    El resultado de estos análisis todavía no han llegado al despacho del magistrado. Luego de la denuncia, el jueves 10 se presentaron en el Hospital Militar para que le practiquen un aborto.“Pero nos pidieron tiempo para analizar el tema”, sostuvo Vega. Ante esto fue que acudieron a la Justicia y presentaron una acción “autosatisfactiva”, que es aquella que atiende los casos urgentes. “Si vamos con la orden de un juez al hospital, nos vamos a evitar seguir discutiendo el tema con las autoridades del nosocomio y no vamos a perder más tiempo, que es fundamental”, finalizó el letrado.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.