access_time 10:41
|
12 de abril de 2010
|
|

Soja

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/021/134/000021134-200909jorgesosajpg.jpg

Sigue el Gobierno enfrentado con el campo por la soja, la soja se ha transformado en un símbolo de nuestra producción agraria, y resulta que, ahora, los chinos no nos quieren comprar la soja.

La economía del mundo ya no está regida por los consumidores de Estados Unidos ni la Unión Europea de Naciones ni siquiera los dos mercados juntos. El que manda ahora es China. China tiene 1.300 millones de habitantes, no voy a dar los nombres porque temo pasarme del horario. Su población constituye un quinto de la mundial y 32 veces la de nuestro país. Un chino se compró un auto y se lo contó a un chino amigo: “Me complé un auto”. “¿Qué malca?”, le preguntó el otro. “Un alfa”, contestó el flamante propietario. “¿Lo meo?”, añadió el curioso. “Lo llegás a meal y te mato”, le respondió enojado el primero. En China no se ha descubierto la ictericia, todavía. En China, los referís no usan tarjeta amarilla, le muestra la mano a los jugadores, nomás. Cuando en China un semáforo se pone amarillo es que pueden cruzar los peatones. La producción hijícola china, si bien está acotada por el Gobierno, sigue creciendo. Y, claro, para cualquier país hacer negocios con China es algo realmente importante. No es lo mismo venderle carne a Samoa Occidental, que tiene doscientos mil habitantes, que venderle a China que tiene 1.300 palos de tipos. Nosotros siempre les hemos tenido respeto a los chinos. Acá en el Canal 9, por ejemplo, cuidamos mucho del Chino Zabala, que viene a trabajar por deporte; en su momento fue muy importante en el panorama político de argentina el Chino Balbín; la China Zorrilla tiene mucho trabajo en Buenos Aires; el gaucho argentino le ha hecho miles de canciones a la china, como aquella que dice: “Me dice que estoy borracho/ pucha que china más loca./ La culpa la tiene el vino/ yo sólo puse la boca”. Pues bien, debemos encularnos con China. Resulta que nosotros plantamos soja para ellos, hemos saturado nuestro territorio con soja a tal punto que algunos pibes cultivan soja en sus orejas, nos hemos peleado por la soja hasta que el Cleto dijo: “Mi voto no es positivo”. Sigue el Gobierno enfrentado con el campo por la soja, la soja se ha transformado en un símbolo de nuestra producción agraria de forma tal que algunos propugnan que se incluya la soja en el escudo nacional, y resulta que, ahora, los chinos no nos quieren comprar la soja. Loco, es como para tomar represalias. Yo propongo que no usemos más tinta china, que no comamos más comida china y que no juguemos más a los palitos chinos. ¿Qué hacemos ahora con la soja, ah? ¿En dónde nos metemos la soja? ¿Cómo dice? Sí, lo escuché, pero no me animo a escribirlo en el diario.

TEMAS:

#Humor

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.