access_time 16:41
|
26 de octubre de 2006
|
|

SOBRE LA UNIÓN VECINAL DEL BARRIO 17 DE NOVIEMBRE, EN GUAYMALLÉN

Desde el comienzo, nuestro barrio, allá por la década del 70, perteneciente al sindicato de Estaciones de Servicio y afines, fue creciendo con el aporte de cada uno de sus vecinos, levantando sus viviendas, en donde también se dejó un predio (de acuerdo a la reglamentación vigente), que sería destinado a espacios verdes y recreativos, cuyo costo abonamos en su oportunidad

    Desde el comienzo, nuestro barrio, allá por la década del 70, perteneciente al sindicato de Estaciones de Servicio y afines, fue creciendo con el aporte de cada uno de sus vecinos, levantando sus viviendas, en donde también se dejó un predio (de acuerdo a la reglamentación vigente), que sería destinado a espacios verdes y recreativos, cuyo costo abonamos en su oportunidad.

    Al asumir este año este difícil compromiso de integrar la Unión Vecinal, siendo los representantes de cada vecino, nos encontramos con un hecho muy difícil de resolver. En agosto, nos usurparon ese espacio vendedores ambulantes, quienes habían sido retirados de la calle Sarmiento. Entonces, los mismos se instalaron en nuestro predio sin autorización aparente, siendo los fines de semana los más complicados por la presencia de, no sólo de los vendedores ya existentes en la zona, sino también de los de otros lugares ajenos al departamento.

    Esto ocasiona dificultades de todo tipo, sobre todo vehículos mal estacionados. Ahora bien, con notas sobre esta problemática, acudimos en forma ordenada y pacífica a todos los medios municipales, considerando que a ellos les correspondía resolver la situación. Para resguardar el orden, apelamos al jefe policial departamental y a la Comisaría 9, de muy buena predisposición.

    Desde esta gestión nos solicitan un compás de espera que, hasta hoy, no llega. No es nuestra intención coartar la libertad de trabajo de nadie, mucho menos enfrentarnos con los vendedores. Pero acá hay un problema, por demás, grave. Cuando nos presentamos en el municipio, el señor Aguilera (Industria y Comercio) y el señor Narváez (titular del Concejo Deliberante) nos decían desconocer esta usurpación. Pero el domingo 3 de setiembre, el diario Uno publicó que Aguilera conocía este problema y que el Concejo Deliberante avaló, hace un mes, el traslado de los vendedores.

    Señor director, ¿cuánta razón tenía el presidente de la Unión Vecinal saliente, quien decía estar cansado de golpear puertas municipales sin ser atendido? A nosotros nos atendieron, pero todos los reclamos quedaron en el olvido. Desde el sector Servicios Públicos jamás limpiaron, ni siquiera las acequias con aguas servidas y abundancia de roedores, como tampoco el pasó nunca la regadora, la que ahora sí riega de noche el predio para la actividad de los vendedores al día siguiente. Pero nuestra preocupación principal es la usurpación del terreno, entiéndase bien, destinado a espacios verdes y recreativos.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.