access_time 16:31
|
15 de marzo de 2007
|
|
DERECHOS HUMANOS

Sin saberlo, Rebeca estudió con su prima

La primera hija de desaparecidos encontrada en Mendoza cursó en la facultad con una de sus primas biológicas. Sus parientes de sangre aún esperan reunirse con ella.

    Rebeca y Laura son primas, aunque durante 30 años nada supieron la una de la otra. Sin embargo, más de una vez se cruzaron en los pasillos del Magisterio, mientras ambas estudiaban carreras docentes.

    Es que, mientras que Rebeca Celina, hija de los desaparecidos Laura Terrera y Alfredo Manrique y apropiada por un matrimonio mendocino en julio de 1977 a los pocos días de haber sido secuestrada junto a sus padres, estudiaba para recibirse de maestra de grado, Laura, una de las hijas de María Mercedes, la hermana de su madre y quien la buscó durante casi treinta años, cursaba para titularse como profesora de sordos.

    “Fuimos compañeras sin saberlo, después de haberla buscado tanto tiempo sin obtener resultados”, contó la prima, visiblemente emocionada.

    TREINTA AÑOS A VEINTE CUADRAS. Sin embargo, esta no es la única coincidencia que sorprende. Otro dato que aún conmociona a la familia Terrera es que la bebé que buscaban y que hubieran reconocido de sólo ver los “remolinos que se le hacían en la cabeza” –según comentó Belén, otra de sus primas– fue ocultada por la supuesta madre apropiadora a sólo veinte cuadras del domicilio en el que residen sus familiares directos.

    Laura recordó, además, la anécdota que relata cómo su madre,María Mercedes, y una tía que hoy vive en España fueron echadas de la peor manera de la casa en la que tenían a su prima. “Mi mamá se fue muerta de vergüenza de esa casa. La mujer que la atendió le dijo que la iba a denunciar a la policía y ella se fue pidiéndole disculpas”, enfatizó.

    Aún después de esta fracasada visita, su madre y su tío Raúl continuaron tratando de encontrar a la beba, siguiendo las pistas que podían reunir. Después de 29 años, ya con datos certeros sobre el paradero de la prima, Laura y su marido –Daniel– volvieron a pasar por el domicilio de Rebeca Celina. “Nunca nos animamos a tocar el timbre, pero la queríamos ver”, aseguró Laura.

    TAREA CUMPLIDA. Tanto para los Terrera como para los Manrique, la tarea por la búsqueda de Rebeca Celina está cumplida. Ambas familias piensan que la supuesta madre apropiadora es, al menos, cómplice del secuestro de su prima, por haberle ocultado la verdad, pero no les interesa seguir la causa. “Desde ahora, que se encargue la Justicia, sólo queremos conocer a Rebeca y que nos acepte como familia”, dijo Belén.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.