access_time 17:37
|
4 de octubre de 2006
|
|
PRIMERA CÁMARA DEL CRIMEN

Sin justicia para embarazada baleada

El hecho se produjo el 19 de diciembre del 2005. Una persona mató de un disparo al bebé de 5 meses que Cintia Moris llevaba en su vientre. Contradicciones en la instrucción de la causa.

    Cintia Moris, de 18 años, estaba embarazada de cinco meses. A las 4 de la madrugada del 19 de diciembre del 2005, un hombre ingresó a la terraza de su casa de Guaymallén mientras la joven estudiaba y le efectuó un disparo de arma de fuego en el vientre, que derivó en la muerte instantánea del bebé.

    Ayer, y en menos de dos horas, se desarrolló el debate donde el único imputado en la causa, Pablo Javier Gordillo, de 30 años, fue absuelto por la falta de acusación del fiscal. Según fuentes tribunalicias, “la causa estuvo rodeada de diversos tipos de contradicciones emanadas del personal de Investigaciones de la Policía de Mendoza y de la misma víctima, quien en un primer momento aseguró no conocer al autor del disparo y días después dijo lo contrario”, manifestaron.

    CONTRADICCIONES. Las dudas que circularon en torno al único sospechoso del crimen fueron tan grandes que motivaron a la fiscal de Cámara,Viviana Morici, a solicitar al tribunal la absolución por el beneficio de la duda.

    Es que, según relatan estas personas, el mismo día del crimen, la policía entrevistó a la joven y la chica relató que, cuando ella estaba estudiando, apareció repentinamente una persona encapuchada, a quien no pudo verle el rostro, y en pocos segundos les disparó en el abdomen y se dio a la fuga por el mismo lugar por el que había ingresado con aparentes fines de robo.

    Asimismo, el 29 de diciembre, Moris manifestó al personal de Investigaciones que, en medio de un forcejeo, le corrió la capucha y describió algunas características del delincuente, asegurando, entre otras cosas, que el individuo era de tez blanca –el hasta ayer imputado es trigueño–.

    Las contradicciones continuaron sucediéndose y así quedó plasmado en los expedientes, según versiones de la víctima. El 15 de enero del 2006, Moris contó a efectivos de Investigaciones que no pudo ver la cara de la persona que le disparó, pero que “podría ser Gordillo”.

    A esta conclusión arribó por los mismos comentarios de los vecinos del barrio. A esa altura, Investigaciones ya había realizado decenas de pesquisas en el barrio y, por lo que relató al tribunal uno de ellos, la gente de la zona nombraba a Gordillo como responsable. El hoy absuelto de este delito ya tenía antecedentes previos y hacía tres años que había salido del penal, por lo que la hipótesis de que él podría ser quien accionó el arma en contra de la joven crecía con firmeza para los policías, aunque sin pruebas para sustentar dicha afirmación.

    IRREGULAR. El 20 de enero de este año, Investigaciones mostró una foto de Gordillo –sin sus abogados presentes– a la chica, como si fuera una rueda de reconocimiento, y la mujer marcó con absoluta precisión que el hombre de 30 años y vecino de ella había sido el responsable del disparo.

    Por este motivo, uno de los abogados que defendían a Gordillo, Sergio Carreño, había pedido, previamente al debate, la nulidad del proceso, ya que el reconocimiento se realizó de forma irregular, a lo que el tribunal no dio lugar. Tras quedar plasmadas en el debate las dudas y contradicciones, los abogados defensores pidieron la absolución lisa y llana del imputado por el delito de homicidio simple en grado de tentativa, agravado por el uso de arma de fuego. El tribunal estuvo presidido por Lilia Vila e integrado por Julio Carrizo y Elda Scalvini, quienes no acusaron debido al pedido de la fiscal.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.