access_time 13:20
|
22 de septiembre de 2009
|
|
FÓRMULA UNO

Sin castigo para una nefasta estrategia

La FIA dejó en suspenso la sanción a Renault por haber conspirado para ganar el Gran Premio de Singapur en el 2008. Briatore y Symonds cargarán con la culpa

PARÍS (DPA). Renault respiró ayer aliviado al conocer que Flavio Briatore y Pat Symonds cargarán con la culpa y el castigo por haber manipulado el resultado del Gran Premio de Fórmula Uno de Singapur en el 2008. El equipo francés admitió ante el consejo mundial de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) que “conspiró” y esta lo tuvo en cuenta: juzgó los hechos de una “gravedad sin precedentes” merecedores de una descalificación que, sin embargo, queda en suspenso hasta el 2011.

    La FIA consideró que los ya despedidos Flavio Briatore, jefe de la escudería Renault en el momento de los hechos, y Pat Symonds, responsable de ingeniería, conspiraron junto al piloto Nelson Piquet Jr. para causar deliberadamente un accidente, hechos aceptados por Renault durante la vista de ayer de 90 minutos. Sin embargo, ningún otro miembro del equipo estuvo involucrado, según la FIA, ni siquiera el español Fernando Alonso, quien se benefició de la conspiración y del accidente de su compañero para ganar la carrera disputada hace casi un año.

    “Aceptamos completamente la decisión del consejo. Nos disculpamos sin reservas con la comunidad de la Fórmula Uno por este inaceptable comportamiento. Sinceramente, esperamos que pronto podamos dejar este asunto atrás y centrarnos en el futuro”, dijo el presidente de la escudería, Bernard Rey, en un comunicado. El consejo calificó el hecho de una “gravedad sin precedentes”, porque Renault “no sólo comprometió la integridad del deporte, sino que puso en peligro la vida de los espectadores, de los jueces, de otros competidores y del propio Nelson Piquet Jr.”.

    Pero la FIA tuvo en cuenta los atenuantes presentados por Renault, como la aceptación de los hechos, la cooperación en la investigación y la confirmación de que Briatore y Symonds estuvieron envueltos y que dejaron el equipo. También la escudería se disculpó “por el daño hecho al deporte” y se comprometió a pagar los costos de la investigación y a hacer una “contribución significativa” a los proyectos de seguridad de la FIA.

    “La gravedad le hace merecer una descalificación permanente del campeonato. Sin embargo, teniendo en cuenta los atenuantes y los pasos dados por Renault para identificar los errores dentro del equipo, el consejo mundial ha decidido dejar en suspenso la descalificación hasta el final de la temporada 2011”, se agregó en el comunicado del consejo. “Esta es la sanción más dura que podíamos imponer. Les hemos aplicado una sanción condicionada, porque Renault ha demostrado que ni el equipo ni mucho menos la empresa tenían responsabilidad”, dijo Max Mosley, presidente de la FIA. Briatore y Symonds son los peor parados.

    Al italiano, que sigue negando los hechos, se le prohíbe de por vida estar envuelto en cualquier competición, en cualquier equipo y el acceso a cualquier área de la jurisdicción FIA por un “periodo ilimitado”. Además, “la FIA no renovará la superlicencia a cualquier piloto que esté asociado (a través de un contrato de representación o de otra manera) con el señor Briatore u otro individuo asociado al señor Briatore”. Pilotos como el finlandés Heikki Kovalainen, el australiano Mark Webber o el propio Alonso deberán separarse así del italiano si quieren continuar corriendo. El consejo resalta que el castigo al italiano se debe no sólo a la gravedad del hecho, sino también a “continuar negando su participación, a pesar de todas las evidencias”.

    Symonds, quien aceptó haber participado en el arreglo y mostró su “eterno arrepentimiento y vergüenza”, tendrá vetada la presencia en competiciones FIA durante cinco años. Piquet, quien contó con inmunidad y que se disculpó ayer, aseguró en julio, poco después de su despido del equipo, que se estrelló deliberadamente, siguiendo las instrucciones de la dirección de equipo para así favorecer la estrategia en carrera de su compañero Alonso. El bicampeón mundial entró a boxes inusualmente temprano y se favoreció de ello cuando poco después entró a la pista el coche de seguridad, que reagrupó a todos los pilotos, tras el accidente de Piquet.

    “Lamento muchísimo haber seguido aquellas órdenes (de Briatore y Symonds). Todos los días lamento haber hecho lo que hice”, dijo ayer Piquet Jr. en un comunicado en el que dice querer “empezar de cero”. Piquet atacó de nuevo a Briatore. “En el momento del GP de Singapur me había aislado y llevado al punto más bajo de toda mi vida”, cuenta el piloto de 24 años sobre el italiano de 59 años. “Ahora que estoy fuera no puedo creer que yo estuviera de acuerdo con el plan, pero cuando se me planteó sentí que no estaba en situación de negarme”, agregó el brasileño. El consejo mundial también agradeció a Alonso su presencia ayer en la vista de París y concluyó que no estuvo involucrado.

    “Contestó a todas las preguntas y demostró que no tenía ninguna responsabilidad en el caso”, lo defendió Mosley. De esta manera se evitó la salida de la F1 de Renault, uno de los más prestigiosos fabricantes, después de que Honda se retiró en diciembre y de que BMW anunció en julio que se despide a final de temporada.

TEMAS:

Deportes

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.