El actor estadounidense John Travolta dijo que tras la muerte de su hijo mayor, Jett, se planteó abandonar el mundo del cine. El adolescente falleció en 2009, tras sufrir un episodio convulsivo mientras la familia pasaba unos días en las Bahamas.

En declaraciones a la BBC con motivo del estreno de su último filme, “Savages”, explicó que finalmente el apoyo de su familia, su religión y sus admiradores fue lo que le ayudó a salir adelante.

“Perdí a mi hijo hace unos años y pasé un mal rato con eso, y después de tres años de recibir mucho apoyo de mi iglesia y de la gente, mi familia y los fans, decidí que podía volver a trabajar, porque incluso me planteé retirarme”, dijo.

Travolta señaló que aceptó trabajar en la nueva película dirigida por Oliver Stone porque es un filme “de cinco estrellas”.

El hijo del protagonista de “Grease” (1978) y “Fiebre del sábado noche” (1977) fue encontrado inconsciente en el baño de la residencia de los Travolta en las Bahamas y fue declarado oficialmente muerto tras su traslado en ambulancia a un hospital cercano en la localidad de Freeport.

Jett tenía un largo historial de convulsiones que, según sus padres, tiene su origen en la enfermedad de Kawasaki, que causa la inflamación de los vasos sanguíneos y que padeció el joven cuando era un niño.

Fuente: EFE