access_time 19:52
|
27 de diciembre de 2006
|
|
LA VÍCTIMA ESTÁ EN TERAPIA

Sereno de club golpeado: se entregó una joven

Una mujer de 21 años se presentó espontáneamente ayer ante la Justicia, diciendo ser la autora del feroz ataque que sufrió el sereno del club Agua y Energía de Ciudad.

      Anahí Cabrera estuvo ayer a la tarde frente al fiscal de Delitos Complejos Daniel Carniello, dando su versión de lo sucedido el 21 de diciembre en horas de la madrugada en San Martín 355 de Ciudad. En ese lugar, cerca de las 8 del día antes citado, Oscar Bustos Ferreyra, de 74 años, fue encontrado casi sin vida, bañado en sangre y tirado sobre una colchoneta. Según Cabrera, lo que sucedió dentro de una de las oficinas del club se podría considerar un caso de defensa personal, debido a un posible acoso sexual.


      Esta sería la circunstancias por la que esta joven habría atacado a Ferreyra, quien se encuentra internado en terapia intensiva en el Hospital Central. Cabrera brindó su relato ante Carniello de lo acontecido en la madrugada del 21 y estuvo acompañada de su abogado patrocinante, Oscar Mellado. Por ahora, esta "arrepentida" quedó en libertad bajo una fianza de 5.000 pesos, según dispuso el fiscal encargado de este hecho. Con respecto al estado de salud de Ferreyra, este hombre ingresó el 21 a la mañana al Central con un estado de coma 3 producto de una violenta paliza recibida en todo el cuerpo. Los hechos, que tomaron estado público a las pocas horas de ocurridos, fueron descubiertos por un compañero de tareas de Ferreyra.


      Este empleado del club Agua y Energía se encontró con el septuagenario en estado moribundo, cuando llegó a trabajar en la mañana de ese jueves. Los primeros datos sobre los últimos movimientos de Ferreyra indicaban que este encargado de la sede social estuvo en la noche del miércoles 20 junto a un grupo de quince personas compartiendo un asado en el club. Aparentemente, esa celebración había finalizado sin ningún tipo de inconvenientes, ya que todos los elementos usados en ese encuentro, estaban colocados en sus respectivos lugares.


       A la vez, la paliza recibida por Ferreyra no parecía estar enmarcada en un caso de asalto, ya que no hubo faltantes de pertenencias personales de la víctima o de la institución. Esta situación acentuaba más la desorientación de quienes debían resolver el hecho. Pero estas incógnitas habrían quedado esclarecidas luego de que Anahí Cabrera habló con Carniello. Quien se adjudica el ataque, hecho con un palo, indicó que Ferreyra la invitó a pasar al club, que luego este hombre quiso abusar de ella y que no pudo más que defenderse. 

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.