access_time 10:32
|
15 de julio de 2006
|

CORRUPCIÓN EN LA LIGA ITALIANA

Sentencia a la Cosa Nostra del Calcio

Juventus, Lazio y Fiorentina perdieron la categoría y jugarán la próxima temporada en la serie B, mientras que Milan se quedará en la primera división del Calcio pero no podrá jugar la Liga de Campeones, según decidieron ayer los jueces en Roma en el marco del escándalo de corrupción en el fútbol italiano. Según el veredicto dictado por la Federación Italiana de Fútbol (FIGC), Milan permanecerá en la máxima categoría, pero arrancará la próxima temporada con 15 puntos de castigo en la clasificación (comenzará con -15), además de no poder jugar la Liga de Campeones, ya que le fue impuesta una sanción de 44 puntos en total

         Tampoco se le reconocerán los dos últimos títulos que ganó Juventus, en el 2005 y el 2006. El equipo de Turín, el más profundamente involucrado en el escándalo de corrupción, recibió también un castigo de puntos (comenzará la serie B con -30), al tiempo que Lazio y Fiorentina arrancarán en la segunda categoría la próxima temporada con -7 y -12 puntos, respectivamente. La sanción no fue tan dura como se esperaba, ya que se consideraba la posibilidad de que Juventus fuera enviada a la serie C o, tal vez, más abajo aún.


      Stefano Palazzi, el jefe de los acusadores, había pedido también el descenso de Milan. Las sentencias en primera instancia pueden ser apeladas por los clubes involucrados en un plazo de tres días ante la Corte Federal, que tomará la decisión final antes del 25 de julio. Italia tiene tiempo hasta el 25 de julio para presentar a los equipos participantes para los certámenes continentales, e Inter de Milán podría estar entre los clubes que saquen provecho de la situación.


LAS SANCIONES A DIRIGENTES Y ÁRBITROS.


        La Comisión de Arbitraje Deportivo dispuso cinco años de inhabilitación y un pedido de expulsión para Luciano Moggi, ex director general de Juventus, y otros cinco para Antonio Giraudo, director deportivo del mismo club, al igual que el árbitro Massimo De Santis, quien había sido designado para dirigir en el Mundial de Alemania y luego quedó relegado. En total, fueron juzgados 26 dirigentes, pero ningún futbolista. Moggi, en sociedad con el jefe de la Juventus, Antonio Giraudo, habría sido el cabecilla de una mafia dedicada a manipular los arbitrajes de los partidos, en cercana complicidad con el árbitro De Santis, y habría decidido qué árbitros dirigían los partidos de Juventus.



        Los dueños de Fiorentina, Diego y Andrea Della Valle, fueron acusados de adherirse al sistema de Moggi con el fin de evitar el descenso, al igual que Lazio, que también peleaba por la permanencia. Milan fue acusado de mantener relaciones con Moggi, por intermedio del manager Leonardo Meani, para obtener ayuda en al menos un partido. El ex titular de la Federación Italiana de Fútbol Franco Carraro fue condenado en primera instancia a cuatro años y medio de suspensión, en tanto que su ex vicepresidente, Innocenzo Mazzini, fue sentenciado a cinco años. Cuatro años de inhibición y 30.000 euros de multa le aplicaron a Diego Della Valle, accionista mayoritario de Fiorentina, y tres años y medio a Andrea Della Valle, titular del club.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.