access_time 11:27
|
20 de octubre de 2009
|
|
EL ATRACO ARMADO DURÓ DIEZ MINUTOS

Seis delincuentes con disfraces asaltan un supermercado Leal y roban $50.000

Fue en el local de San José, Guaymallén. En el lugar había 20 personas, entre empleados y clientes. Se llevaron la recaudación del fin de semana. El dueño fue golpeado por los ladrones.

Planearon cada uno de los movimientos y el atraco les salió a la perfección. En menos de diez minutos, controlaron a unas 20 personas, entre empleados y clientes, y se alzaron con más de 50.000 pesos en efectivo. De esta forma, seis delincuentes, que estaban disfrazados, lograron perpetrar un asalto a mano armada en el supermercado Leal de San José, Guaymallén y escaparon sin ser atrapados. El hecho ocurrió las 11 de ayer, cuando el local estaba en plena actividad comercial. A pesar de esto, los maleantes lograron su objetivo y luego escaparon. Presuntamente, lo hicieron en un vehículo, aunque los testigos no han podido determinar la características del mismo.


    Hasta el cierre de esta edición, los investigadores continuaban tomando testimoniales a todas las víctimas del atraco. “Por ahora, no tenemos mayores detalles. Sabemos que fueron, al menos, seis delincuentes que estaban disfrazados. Algunos tenían barbijos, otros lentes oscuros y otros gorros”, expresó una alta fuente de la pesquisa. El caso provocó gran movimiento policial en la escena del atraco. Mientras decenas de efectivos realizaron el procedimiento, el ayudante fiscal Fernando Forgione comenzó a instruir el expediente que investiga la Oficina Fiscal Nº8 de Guaymallén. Además, el personal de Policía Científica llegó al lugar pasado el mediodía para realizar las pericias de rigor.


 GOLPE COMANDO. La historia del golpe comenzó a las 11 de ayer, en la sucursal del supermercado Leal, en calle Pellegrini 1181 de San José, Guaymallén. En ese momento, alrededor de veinte personas estaban en el interior del edificio, entre empleados y clientes. Con suma serenidad, un grupo integrado por al menos seis asaltantes armados irrumpió en el comercio. Cada uno de ellos presentaba un atuendo llamativo en sus vestiduras. Mientras algunos tenían sombreros, otros, barbijos, bufandas, lentes oscuros y hasta chalecos. A partir de ese instante, cada uno de los maleantes comenzó a hacer su trabajo. Unos atacaron a las dos cajeras y al dueño del supermercado, de origen oriental.


     Otros se encargaron de los clientes, a quienes intentaron tranquilizar y los hicieron tirar al piso, boca abajo. Por último, uno de los integrantes de la banda quedó en la puerta haciendo de campana. Algunos testigos señalaron a este sujeto como un hombre “gordo, grandote, con barba y que tenía un sombrero en la cabeza”. A pesar de todo, otros clientes ni se enteraron del golpe comando y mientras las víctimas eran atacadas, ellos continuaban haciendo sus compras como si nada. Lo cierto fue que, en pocos minutos, el propietario fue reducido y llevado hasta una oficina de administración donde, mediante amenaza de arma de fuego, debió entregar una importante suma de dinero. “El monto exacto se determinará cuando el supermercado haga un arqueo.


    Los primeros testimonios indican que supera ampliamente los 40.000 pesos en efectivo y que podría superar los 50.000”, detalló una fuente policial, quien amplió: “La plata era la recaudación de todo el fin de semana”. Según trascendió, el comerciante se habría resistido a entregar el efectivo, por lo que los malvivientes lo golpearon para que les facilitara el dinero. No obstante, la víctima no sufrió heridas de consideración. Así, en un parpadeo de ojos, los delincuentes se alzaron con la recaudación y escaparon rápidamente. En vano fue la velocidad con la que se manejaron algunos policías que segundos después del llamado al 911 llegaron al domicilio, ya que los ladrones habían desaparecido. “Tenían todo muy bien planeado y es obvio que existió una entrega. Fueron al lugar a buscar la plata y nada más.


     Además del dinero, ni se preocuparon por arrebatar algún otro elemento”, soltó uno de los sabuesos, quien luego comentó que el edificio no tenía seguridad privada en las puertas de ingreso. El Sol intentó dialogar con los propietarios del supermercado, pero estos se negaron a dar detalles sobre el golpe comando. Asimismo, aseguraron que “explicarían lo sucedido en otro momento”, ya que ayer al mediodía “no tenían tiempo”.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.