access_time 13:59
|
14 de agosto de 2006
|
POLÍTICA

Se viene una caliente convención de la UCR

El acto de los radicales K ha llevado a un máximo de tensión la previa a la convención partidaria, que se realizará en Rosario el 25 y 26 de agosto.

    Los gobernadores e intendentes radicales K, quienes el sábado marcaron su alineamiento con la concertación plural impulsada por el Gobierno, pusieron a la Convención Nacional de la UCR, que se reunirá en Rosario el 25 y 26 de agosto, frente a la disyuntiva de fracturar el partido o intentar un llamado a la moderación de las líneas internas. “No se puede expulsar del radicalismo a quienes ya no lo son”, dijo a Télam una fuente de la UCR, y agregó que “por lo tanto, la convención no decidirá expulsiones”, en referencia a la reunión de Vicente López que congregó a cuatro gobernadores K, 185 intendentes, 409 concejales y 1.000 militantes.

    Este razonamiento coincide con la posición del titular del comité nacional, Roberto Iglesias, quien considera a los K como “ex radicales que están fuera del partido”. En ese sentido, otra fuente radical adelantó que “en la convención, va a haber un pronunciamiento moderado y se va a definir políticamente el rol opositor y facultar al comité nacional para establecer la política de alianzas” y agregó que si “no participan (los radicales K) estarán confesando que son un grupete político, no mayoritario”.

    Si la convención decide que el comité nacional fije la política de alianzas, el escenario se inclina hacia la ruptura, porque el máximo organismo de conducción pretende encolumnarse tras la candidatura presidencial de Roberto Lavagna, mientras que los K quieren libertad de acción en los distritos para fijar los acuerdos electorales. “Libertad de acción no, esa es la posición de un partido cobarde que no sabe qué hacer, y el radicalismo sabe qué camino tomar”, sostuvo Iglesias.

    En este marco, la demostración de fuerza realizada ayer en Vicente López no sólo está dirigida hacia el comité nacional, sino también a constituir un nuevo eje de conducción del radicalismo a través de la flamante línea “Movimiento Federal Radical”, cuyo referente es el gobernador de Mendoza, Julio Cobos. De ese encuentro, salió la decisión de enviar sólo a dos convencionales a Rosario para que defiendan ante la convención el documento elaborado por gobernadores e intendentes, donde queda claro el acercamiento al kirchnerismo y el respaldo a la concertación, lo que podría derivar en alianzas electorales con el oficialismo en los distintos distritos.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.