Fuerte lluvia y granizo en varias zonas del Gran Mendoza
access_time 18:48
|
4 de diciembre de 2009
|
|
BOLIVIA

Se terminó la campaña electoral

Fue tildada de aburrida, mediocre y desigual. Evo Morales va por la reelección.

    Bolivia puso fin a una campaña para las elecciones del 6 de diciembre marcada por la ausencia de debates, la asimetría entre los recursos empleados por las candidaturas y en la que las encuestas han acaparado la mayor parte de la atención mediática. “Aburrida, mediocre y desigual” son varios de los calificativos usados por analistas y medios de comunicación para definir esta campaña que algunos, incluso, consideran la peor en la historia del país, como titulaba recientemente una editorial del semanario Pulso.

    La creciente hegemonía del proyecto de Evo Morales, su doble condición de presidente y candidato y una oposición débil y errática en su estrategia de campaña han definido la carrera electoral hacia el domingo. Además, las ininterrumpidas encuestas encargadas por los medios de comunicación han restado emoción a la campaña, al coincidir todas en una contundente victoria de Morales y situar a sus inmediatos rivales a una distancia de unos treinta puntos por detrás del mandatario.

    En opinión del politólogo Carlos Cordero, la candidatura del presidente ha tenido la enorme ventaja de poder combinar la gestión de Gobierno con la campaña, de manera que “la división entre la propaganda institucional y electoral ha estado diluida”. Bolivia es un país sin tradición de reelecciones presidenciales consecutivas y la aspiración de Morales a revalidar un nuevo mandato es un hecho casi inédito: el único precedente se remonta a Víctor Paz Estenssoro en 1964.

    En las últimas semanas a Morales le han llovido las críticas de sus opositores por el que consideran abuso de los recursos económicos y mediáticos del Estado para realizar una “campaña millonaria no vista antes”, según dijo Carlos Cordero. Pero la oposición tampoco ha estado acertada, según este analista, que califica de “errática una estrategia electoral muy tradicional que no ha sabido responder a los actuales desafíos de Bolivia”.

    La oposición ha llegado al 6 de diciembre dispersa y con candidatos de bajo perfil, hasta el punto de que han desaparecido partidos tradicionales como el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) o la alianza conservadora Podemos, que fue el principal frente parlamentario contra Morales en la legislatura. Otra de las características de la carrera electoral ha sido la total ausencia de debates: Evo Morales se ha negado en rotundo a discutir cara a cara con sus rivales, que le han reprochado en numerosas ocasiones esa actitud.

    Sin embargo, tampoco se ha visto en los canales de televisión debatir a los principales candidatos de la oposición para mostrar sus propuestas. Esto hace que la campaña boliviana haya sido poco reflexiva, según varios expertos, en un momento verdaderamente importante para Bolivia.

TEMAS:

El mundo

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.