access_time 11:56
|
4 de septiembre de 2006
|
|

ASAMBLEA CONSTITUYENTE

Se tensa la relación de Evo con la oposición

El Gobierno y los partidos opositores amenazaron con organizar manifestaciones a favor y en contra de la postura oficial en la Asamblea Constituyente.

    El Gobierno que preside Evo Morales y la oposición amenazan con llevar a las calles, a partir de hoy, su confrontación en la Asamblea Constituyente, que no ha logrado consensuar su reglamento de debates en su primer mes de sesiones. En discursos pronunciados en áreas rurales durante el fin de semana, Morales pidió a los movimientos indígenas, sociales y sindicales que le respaldan que se declaren “en emergencia” para defender el cambio de la Constitución y la nacionalización de los hidrocarburos.

    Según el presidente boliviano, hay una “conspiración” opositora para que fracasen esas dos banderas fundamentales de su gobierno, y los sectores populares deben movilizarse para impedirlo, con el apoyo de los militares. La oposición abandonó la Asamblea cuando el oficialismo aprobó el viernes, en primera instancia, que se tomen decisiones por mayoría, en lugar de los dos tercios que fija la legalidad vigente, y el lunes se reunirá en la ciudad de Santa Cruz para analizar la convocatoria de huelgas y otras protestas.

    “Compañeros y compañeras, frente a lo que está pasando en Sucre –capital oficial del país y sede de la Asamblea–, es necesario que todos nos declaremos en estado de emergencia”, dijo Morales el sábado en Huarina, pueblo del norte del departamento de La Paz, según la agencia oficial ABI. “Sólo con las Fuerzas Armadas y las movilizaciones sociales vamos a recuperar todos los recursos naturales, no solamente los hidrocarburos –continuó–.

    La mejor garantía es el pueblo organizado legítimamente junto a las Fuerzas Armadas”. La semana que termina, con huelgas, manifestaciones y bloqueos de movimientos regionales, transportistas, educadores y otros sectores, ha sido una de las más difíciles para Morales desde que asumió el poder el 22 de enero. El lunes tuvo que relevar al principal ejecutivo de la petrolera estatal YPFB, Jorge Alvarado, acusado de firmar un contrato ilegal, y el viernes se anunció que su popularidad cayó del 81 al 61 por ciento en los últimos meses.

    Además, la insistencia de su Movimiento al Socialismo (MAS) en aprobar decisiones en la Constituyente sin respetar los dos tercios que fijan normas vigentes, originó una bochornosa sesión en Sucre el viernes, que terminó en gresca y el retiro de los tres mayores grupos opositores. La prensa local titula que la Asamblea está “en coma” o “en el limbo”, advierte de que peligra la unidad del país y, junto con la Iglesia católica, pide cordura y reflexión. La noticia buena de Morales esta semana ha sido que Repsol YPF, Petrobras y Total Fina Elf pagaron los primeros 32,3 millones de dólares de un impuesto creado con la nacionalización de mayo, que no ha sido concretada en varios puntos clave. La oposición se ha aliado con gobernadores y comités cívicos de departamentos que reclaman más autonomía, sobre todo en el oriente y en el sur.

TEMAS:

El mundo

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

© 2019 Copyright.