access_time 15:43
|
15 de agosto de 2006
|
BUENOS AIRES

Se resiste a un asalto y lo tiran debajo del tren

Un joven de 19 años murió arrollado por un tren al ser arrojado a las vías por delincuentes que lo balearon en una pierna, tras resistirse a que le robaran un teléfono celular y las zapatillas, cuando estaba con su novia en la estación Libertad de la ex línea Belgrano Sur, en el partido bonaerense de Merlo.

    Un joven de 19 años murió arrollado por un tren al ser arrojado a las vías por delincuentes que lo balearon en una pierna, tras resistirse a que le robaran un teléfono celular y las zapatillas, cuando estaba con su novia en la estación Libertad de la ex línea Belgrano Sur, en el partido bonaerense de Merlo. Los familiares y allegados del joven muerto, Marcelo Cruz, pidieron ayer públicamente que se presenten a declarar testigos del episodio para poder identificar a los culpables, quienes permanecen prófugos.

    El trágico hecho se produjo el domingo, cerca de las 20, cuando Cruz se encontraba con su novia, Sheila Karen Ortiz (15), en la estación Libertad esperando un tren. Según relató la novia del muchacho en declaraciones a la prensa, en ese momento “se acercaron cinco muchachos, y uno de ellos, que estaba armado, le pidió a Marcelo que le entregara el celular y las zapatillas”. “Él no se los quiso dar y lo empujaron”, contó la chica, quien aseguró que, antes, uno de los delincuentes le efectuó un disparo en una pierna.

   Tras ser arrojado a las vías, el joven fue embestido por una formación que llegaba a la estación y murió en forma instantánea, mientras que los asaltantes, de entre 18 y 20 años, huyeron. La chica relató que, en el momento del crimen, no había ni policías ni vigilantes privados en la estación, por lo que los delincuentes pudieron huir sin ningún problema. La víctima trabajaba con su padre y su hermano y vivía con su familia en una modesta casa de un humilde barrio de Libertad.

    El hermano de la víctima se quejó porque, “si no hubieran venido las cámaras (de TV), acá nadie se movía, porque, después de que lo mataron a mi hermano, nadie hizo nada”. El muchacho pidió, además, que los testigos del episodio se presenten a declarar en la investigación que llevan adelante la Comisaría 4ª de Merlo y la titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 del departamento judicial de Morón, Karina Iuzzolino.

    El fiscal platense Marcelo Romero calificó a los autores del episodio como “malnacidos” y pidió que no se los justifique como “víctimas de la exclusión social”. “Ya es hora de que el sistema penal argentina invierta su postura, deje de tratar a estos malnacidos como víctimas de la exclusión y aplique la ley como la Constitución y los tratados internacionales mandan”, dijo Romero.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.