access_time 18:07
|
21 de diciembre de 2006
|
|
EN UN AÑO Y MEDIO

Se redujo a la mitad la internación en el ex COSE

El Sistema de Responsabilidad Penal Juvenil pasó de tener 360 chicos a 180 tras las rejas, gracias a los programas de capacitación e inserción

        El objetivo: que los jóvenes que han delinquido reciban contención, capacitación y motivación y puedan integrarse y acercarse a su familia y a la sociedad. Así, en un año y medio, la política del Sistema de Responsabilidad Penal Juvenil (ex COSE) cambió radicalmente. Hoy, la cantidad de chicos que por disposición de la Justicia debían quedar internados tras las rejas en este centro se ha reducido notablemente.


         Desde que las autoridades instrumentaron el programa de Medidas Alternativas, en mayo del 2005, el que le permite a los jóvenes estar en contacto con el mundo exterior, la población sigue siendo prácticamente la misma –360 chicos–, pero ahora los que viven puertas adentro sólo llegan a la mitad –180 jóvenes– y también tienen la posibilidad de salir y estar en “fase de confianza”, dependiendo de su conducta.



CONTRA EL ENCIERRO.


        Cabe destacar que esta masa de adolescentes fluctúa mes a mes, ya que hay chicos que egresan, otros que ingresan y unos pocos que regresan, los que son cada vez menos, llegando sólo a ocho por ciento. Pero lo que más rescatan las autoridades es que los chicos tienen hoy la posibilidad de aprender, hacer deportes, estudiar y trabajar sin estar encerrados, a la deriva, según comentó Laura Contreras, gerente del Sistema de Responsabilidad Penal Juvenil, dependiente de la Dirección de Infancia, Niñez, Adolescencia, Ancianidad, Discapacidad y Familia (Dinaadyf).


 CONFIANZA.


        Mientras la funcionaria hacía un balance anual y compartía con los chicos una especie de kermés y una puesta en común de los talleres artísticos y deportivos, explicó a El Sol que “están más motivados y con ganas de cambiar sus vidas. Por eso, es importante orientarlos y capacitarlos, para que puedan insertarse y estar en contacto con el afuera mediante un seguimiento permanente”. Daniel es uno de estos jóvenes que se encuentra en fase de confianza y tiene la esperanza de que, en mayo, finalmente pueda recuperar la libertad total.



       “Vengo saliendo sin problemas y cumpliendo con todo. Estoy estudiando, jugando al fútbol y trabajando en una pizzería. Cometí errores, pero acá encontré la contención y el cariño que necesito para no volver a caer. Estoy convencido de que mi vida será otra”, relató el chico.


 ARMADOS.


      Contreras reconoció que hay una realidad preocupante: crece de manera alarmante entre estos jóvenes el uso de armas a la hora de cometer un delito, además del consumo de drogas. “Ya no son robos y hurtos comunes. La mayoría de los internados es por disposición judicial y tras cometer un delito, pero con el agravante del uso de armas, sobre todo, para atentar contra la propiedad privada”, concluyó.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.