Alerta de Defensa Civil por tormentas en distintas zonas de Mendoza
access_time 03:15
|
28 de febrero de 2007
|
|
LABRABAN ACTAS DE INFRACCIÓN SIN MOTIVOS

Se entregó ayer el otro inspector coimero

Lo hizo durante la mañana, en el Segundo Juzgado de Instrucción de San Martín. Estaba prófugo desde que su cómplice fue capturado.

    Luego del bombardeo periodístico por el hecho que salió a la luz ayer en todos los medios de Mendoza, en el cual se daba a conocer que dos funcionarios de la Subsecretaría de Trabajo de la delegación San Martín cobraban coimas a empresarios luego de labrarles actas sin sentido, el otro agente, quien estaba prófugo de la Justicia, Hugo Carlos Calderón, se presentó ayer ante el juez Dalton Martínez.

    Calderón está imputado por el delito de cohecho junto a Ramón Cayetano Rubini, su cómplice. Este último fue detenido con las manos en la masa, luego de que la Fiscalía de Estado e Inteligencia Criminal idearan el escenario de la captura en una estación de servicio cercana a la delegación de la Subsecretaría de Trabajo de San Martín.

    Pudo conocerse que ambos sujetos trabajaban desde hace 22 años como inspectores de ese organismo de Gobierno y, según fuentes policiales, habrían realizado las mismas y oscuras operaciones desde hacía mucho tiempo.

    SUMARIO ADMINISTRATIVO
. Ayer, el Ministerio de Gobierno ordenó una suspensión por, al menos, 30 días para los dos agentes, mientras se empieza a trabajar en el sumario administrativo de cada uno. Luego de ese tiempo, el caso se elevaría finalmente a la Justicia. Además, se le iniciaría a ambos un proceso administrativo por abandono de trabajo, ya que no se presentaban a cumplir con sus tareas desde hacía seis días, tiempo tipificado por la ley para considerarlo enmarcado en esta figura.

    El caso fue dado a conocer cuando un empresario de la construcción –se reserva su nombre por pedido expreso de la Fiscalía de Estado– fuera intimado por estos dos sujetos, quienes le labraron un acta de infracción por su personal de servicios. Para dejar sin efecto la medida, los inspectores le pidieron 1.300 pesos.

    Inmediatamente después, el hombre, quien es subcontratista en la construcción de una dependencia del Iscamen en Santa Rosa, presentó la denuncia en la Subsecretaría de Trabajo. A su vez, la denuncia fue transferida a la Fiscalía de Estado, lugar donde se armó,con la colaboración de Inteligencia Criminal, un gran despliegue para apresar a los autores de este delito.

    EL ESCENARIO DE LA CAPTURA.
La víctima acordó encontrarse con Rubini en una estación de servicio cercana a la delegación de la Subsecretaría de Trabajo de San Martín para entregarle los 1.300 pesos. Sin que el inspector lo supiera, dentro del local comercial de la estación, cuatro personas filmaban y fotografiaban el momento en que el intimidador recibía el dinero y rompía las actas de infracción.

    Cuando finalizó el encuentro entre Rubini y su víctima, el hombre se paró y fue detenido al instante por efectivos policiales que había en el lugar. Luego, fue puesto a disposición del 2º Juzgado de Instrucción de San Martín, a cargo de Dalton Martínez, quien imputó por el delito de cohecho (ver aparte) a ambos inspectores de la Subsecretaría de Trabajo.

    A su vez, el magistrado citó a declarar en reiteradas oportunidades a Calderón, pero este no aparecía pues se mantenía prófugo. De todos modos, después de las repercusiones mediáticas del caso y, seguramente, ante el asesoramiento de un abogado que le podría haber anticipado que el delito de cohecho es excarcelable, el hombre se presentó en el juzgado.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.