access_time 19:26
|
23 de marzo de 2007
|
|
TRIBUNALES

Se conoció ayer el testamento de Elvira Calle

La sala de debates de la primera Cámara del Crimen fue utilizada ayer, por razones de espacio, por la titular del 15º Juzgado Civil, María Mercedes Herrera, para realizar la lectura del testamento de Elvira Calle de Antequeda.

    La sala de debates de la primera Cámara del Crimen fue utilizada ayer, por razones de espacio, por la titular del 15º Juzgado Civil, María Mercedes Herrera, para realizar la lectura del testamento de Elvira Calle de Antequeda.

    La apertura del sobre, que estaba bajo la custodia del escribano Francisco Guardiola, se concretó a las 11, después de que los familiares e interesados presentes constataran que el sobre permanecía lacrado y con la firma de quienes fueran testigos de la entrega del testamento al escribano por parte de la ex titular del directorio del diario Los Andes, el 23 de febrero del 2002.

    Del acto, que se realizó en privado, sin acceso de los medios de prensa, participaron todos los familiares de Elvira Calle que invocaron ante el juzgado algún interés para estar allí.

    Llamó la atención la presencia de recinto del abogado Walter Aporta, en representación del directivo del grupo Vila-Manzano Luis María Casero, de quien Elvira Calle se había distanciado luego de que él estuviera a punto de hacer entrar al grupo en el diario Los Andes y abandonara después el centenario matutino para pasarse a las filas del Uno.

    En su última entrevista periodística, concedida a El Sol, Elvira Calle aseguró que “es muy ambicioso”, sin poder ocultar el dolor que le producía el recordar las maniobras que hizo para que Vila-Manzano se quedara con Los Andes. También asistieron los abogados Chesi y Berenguer, integrantes del Estudio Nicastro (otro viejo socio de Vila- Manzano-Caseros), en representación de Luís María Calle, y los representantes legales de Fabián Calle y Jorge Adolfo Calle, Laura Leonelli y el doctor Heras.

    Pendientes de la lectura de la última voluntad de Elvira Calle estuvieron sus sobrinos María Gladys Zapata de Flamarique, María Raquel Casero de Ávila, María Susana Zapata y Abel Fernando Zapata, patrocinados por los abogados Luis Cuervo y Arturo Guardiola.

    Tras la apertura del sobre y la lectura del testamento, se comprobó que la voluntad de Elvira Calle fue la de establecer como únicos y universales herederos a María Gladys Zapata de Flamarique, María Raquel Casero de Ávila y Abel Fernando Zapata, designando como albaceas testamentarias a las dos primeras.

    El documento de Elvira Calle, a su vez, estableció una una extensa lista de legados a diferentes sobrinos, a personas por las que sentía una gran cercanía e instituciones públicas a las que se encontraba vinculada.

    En uno de los párrafos del testamento, aseguro:“Quiero expresar en este, mi único y último testamento (…), mi decisión de legar mis bienes para después de mi muerte a mis seres queridos, no como un simple legado, sino como un compromiso con quienes son capaces de continuar la obra de real significado que importa sostener ideales, defendiendo principios que se traducen en esfuerzo, en fe, en optimismo, en conductas, en servicios, en valores éticos, morales, para lograr no sólo beneficios propios, sino compartiéndolos solidariamente con quienes ayudan y se esfuerzan en la labor imaginativa ya comenzada, y para que continúe así el camino de las realizaciones heredadas, abriendo nuevas sendas en aras del bien común. Este es mi mensaje de amor y compromiso.” Terminada la lectura, la magistrada interviniente cerró el acto sin que los asistentes realizaran observaciones de ningún tipo.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.