access_time 13:47
|
23 de mayo de 2007
|
|
CRIMEN DEL ODONTÓLOGO

Se complica la situación del taxiboy

Un perito declaró ayer, en el juicio oral que se le sigue a un taxiboy acusado de asesinar a un odontólogo en Ramos Mejía en el 2002, que fue hallada, en un charco de sangre de la escena del crimen, la marca de una pisada compatible con el calzado secuestrado, luego, en la casa del imputado.

    Un perito declaró ayer, en el juicio oral que se le sigue a un taxiboy acusado de asesinar a un odontólogo en Ramos Mejía en el 2002, que fue hallada, en un charco de sangre de la escena del crimen, la marca de una pisada compatible con el calzado secuestrado, luego, en la casa del imputado. Fuentes judiciales informaron que se trata de Marcelino Cottier, un perito de rastros de la Policía Científica bonaerense que participó de la pesquisa del homicidio de Carlos Miguel Aisen y que, además, investigó casos resonantes, entre ellos el crimen de Marcos Schenone, por el que fue condenado Horacio Conzi.

    El juicio por el crimen del odontólogo comenzó el lunes ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de La Matanza y tiene en el banquillo de los acusados a Miguel Ángel Gómez, quien ya fue condenado a prisión perpetua por asesinar a la joven gerente de marketing Verónica Tomini, en el 2003, en Palermo.

   “El perito en rastros declaró que en la escena del crimen se halló una impronta de una pisada que es compatible con una zapatilla de básquet secuestrada luego en la casa del imputado”, explicó a Télam un vocero judicial. La misma fuente señaló que también declaró un amigo del acusado, quien deslizó la posibilidad de que Aisen mantenía una relación con otro hombre, a quien dijo no conocer. A su turno, declaró un bioquímico que dijo que el semen hallado en la víctima –del que nunca se pudo determinar el ADN de la persona que mantuvo relaciones con el odontólogo antes de morir porque no se preservó la prueba– es de un hombre no secretor, o sea que no se detectan partículas de sangre en sus fluidos.

    En ese sentido, el perito aseguró que el imputado también es un hombre no secretor, por lo que esa prueba no lo excluye, aunque tampoco es concluyente porque el universo de esas personas es muy amplio, precisó la fuente. El fiscal de juicio Miguel Froncillo acusará a Gómez por la misma carátula que llegó a juicio, homicidio criminis causa, es decir, matar para ocultar otro delito, en este caso, el robo. Aisen, de 41 años, fue asesinado la madrugada del 6 de diciembre del 2002 en su casa de Colón 451, de Ramos Mejía.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.