access_time 20:35
|
12 de febrero de 2018
|

Saquearon y destrozaron la casa de un hombre asesinado en Guaymallén

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/15184745427891%20IMG_7394.jpg

Se trata de la vivienda del diseñador gráfico y publicista chileno José Federico Álvarez, muerto en un asalto a principios de enero. Al menos 20 sujetos con armas blancas ingresaron y robaron. También dañaron la propiedad. Indignación.

José Federico Álvarez tenía 70 años. Era diseñador gráfico y había nacido en Chile. Desde hacía varios años vivía en Mendoza (llegó durante la época de la dictadura), en un finca de Colonia Molina, en Guaymallén. Fue un hombre destacado en su país: pintaba y hacía esculturas y llegó a estar detenido en el Estadio Nacional del vecino país durante el régimen de Augusto Pinochet.

El viernes 5 de enero, este hombre fue asesinado de un escopetazo en lo que pareció un asalto. Una pareja, ex cuidadores del lugar, fue detenida y acusada por el crimen: Ezequiel Orozco (24) y Analía Monte (27).

La casa de la finca Los Pájaros quedó deshabitada por el trágico final y la familia y los amigos de la víctima, que se turnaban para cuidarla casi todos los días, tenían como proyecto levantar un espacio para la rehabilitación de animales. Sin embargo, en las últimas horas se encontraron con que un grupo de vándalos la saqueó al estilo piraña.

No sólo robaron algunos elementos de valor que había en el interior del domicilio, sino también que destrozaron las habitaciones de lugar. Este domingo durante el mediodía, de acuerdo con lo que aportaron fuentes policiales a El Sol, un grupo de 20 malvivientes armados con armas blancas ingresó para llevarse parte de los elementos.

Otros ya habían ingresado los días previos y habían causado los daños. Faltaban una mesa de pool, camas, placares y otros objetos de las piezas. También los malvivientes actuaron para causar daño.

Muchos de los elementos fueron estropeados sólo por diversión, ya que se encontraban en los alrededores de la propiedad y no se los llevaron. Creen que los ladrones, que son de la zona, después de destrozar la puerta de ingreso, sacaron los elementos y prepararon la escena para luego llevárselos.

La cuestión es que se radicó la denuncia policial e iban a tratar de determinar quiénes fueron los responsables de los actos destructivos.

Sorpresivo

En lo que respecta a la investigación judicial, la captura de los presuntos homicidas de Álvarez sirvió para encaminar otra instrucción por asesinato: el crimen del médico Sebastián Prado, en el 2013. 

El detenido por el crimen del diseñador gráfico habló en el expediente y contó algunos detalles con respecto a este hecho ocurrido durante un asalto en la Sexta Sección. Y aportó que un sujeto que conocía, Jonathan Morales, había sido el autor. 

Gracias a este aporte, la fiscal que investiga el crimen de Álvarez, Claudia Ríos, ordenó la captura de Morales por el otro hecho. Este sujeto ya había sido detenido en setiembre del 2013 por el crimen de profesional de la salud, pero había quedado en libertad por falta de pruebas. 

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.