access_time 14:39
|
7 de octubre de 2006
|
|
RADICALISMO DIVIDIDO

Sanz se acerca a la candidatura presidencial

La UCR no logra definir el binomio que competirá en las elecciones presidenciales del 2007. El senador mendocino ya tiene el visto bueno de Roberto Iglesias.

         La demora de Roberto Lavagna para definir su candidatura presidencial dio paso al posicionamiento del senador nacional Ernesto Sanz para liderar la fórmula con la que el radicalismo competirá en los comicios del 2007. La candidatura de Sanz tiene el visto bueno del presidente del radicalismo, Roberto Iglesias, que días atrás advirtió que Lavagna no puede ser candidato, porque "90 por ciento del partido no está de acuerdo". El nuevo frente de conflicto estalló ese mismo día.

    De esta manera, los nombres que más suenan para la fórmula propia son los del senador mendocino y de la ex diputada bonaerense,Margarita Stolbizer, quien es una férrea luchadora, tanto contra los radicales K -entre los que se enfila el gobernador Julio Cobos- como contra los L, quienes siguen al ex ministro de Economía. Según publicó el diario porteño Clarín, tanto los seguidores de la idea de Iglesias, de presentar un candidato propio, como los que quieren en la fórmula a Lavagna, se adjudicaron el apoyo de Rodolfo Terragno, quien competiría por el gobierno porteño.

    CANDIDATO PROPIO. La posibilidad de que finalmente el radicalismo opte por competir con candidato propio en las presidenciales del año próximo, y no tras la posible postulación del ex ministro Roberto Lavagna, fue sugerida a los medios porteños por el titular del partido, Roberto Iglesias.

    "No está descartado para nada. Es una posibilidad tan latente como la de ir con otra fuerza", aseveró ayer el titular del partido, en una entrevista publicada por el diario La Nación, en la que consignó haber tenido un encuentro con Raúl Alfonsín en el que "cada uno expresó su pensamiento". Es que, según contó, el ex presidente "está convencido de ir con Lavagna", mientras que él, como máximo referente de la estructura partidaria, si bien tiene "un profundo respeto" por el ex ministro y cree que "encaja en un perfil que compartimos", sostiene que "se necesita más que eso".

    DIFERENCIAS. De este modo, comenzó a insinuarse dentro de la estructura del radicalismo una creciente diferenciación entre los dirigentes históricos, férreos militantes del radicalismo L (en referencia al apoyo a Lavagna), y la conducción del partido, que ve al ministro como una alternativa pero no la única.

    Sobre esto, fuentes partidarias señalaron que el punto que divide aguas entre ambas posturas es la relación con el duhaldismo, algo a lo que necesariamente conllevaría una alianza con Lavagna: "Si lo comparásemos con un tren, podríamos decir que nos gusta la locomotora pero no los vagones", ilustraron. De hecho, en sus declaraciones, Iglesias aseguró:"Nosotros no estamos hablando con el duhaldismo, sino con Lavagna.Aceptamos que consiga otros apoyos, coincidamos o no".

    SEGUNDA. Así, parecieran comenzar a crisparse las aguas con una incipiente pero crucial diferenciación entre los radicales L y los R, como podrían dar en llamarse los dirigentes que comienzan a sostener una postura que, desde el inicio, mantenían en soledad los denominados margaritos (por Margarita Stolbizer).

    Desde los albores del debate generado en el seno de la UCR, a partir de la decisión de los gobernadores radicales K y de unos 180 intendentes de sumarse activamente a la Concertación Plural convocada por el presidente Néstor Kirchner, hay una corriente que propicia la candidatura de Margarita Stolbizer.

    RIESGO. Lo que piensan en este sector -que por promover a la bonaerense se ganaron el mote de margaritos- es que sería más digno encarar el desafío electoral con un postulante de boina blanca, antes que ir detrás de Lavagna y someter al partido a un mayor riesgo de atomización en caso de derrota.

    Por eso, ahora, a partir de las declaraciones públicas de Iglesias que despuntaron una postura que venía insinuándose en los últimos días, el tablero del radicalismo comenzó a exhibir nuevas jugadas que, en definitiva, serán dirimidas en la Convención que debería ser llamada antes de fin de año.

    Es importante destacar que, desde hace más de 40 días, la conducción de la UCR a nivel nacional aprobó la construcción de una coalición opositora que dejó afuera a los radicales afines al presidente Néstor Kirchner, quienes se reúnen hoy en Córdoba para definir su estrategia (ver aparte).

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.