access_time 14:49
|
12 de junio de 2019
|
En Cuadro Nacional

San Rafael: mataron a un joven e imputaron a su cuñado

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1560361696095Captura%20de%20pantalla%202019-06-12%20a%20las%201.58.57%20p.m..jpg
Jorge Videplan, la víctima. (Gentileza Diario San Rafael)

La víctima, Jorge Alberto Videplan (23), fue apuñalada en el pecho y murió tras llegar al Hospital Schestakow. El novio de su hermana, Ángel Alberto Rojas (28), fue detenido y acusado por el hecho de sangre. El sospechoso tiene más de una decena de antecedentes y ya había sido investigado por homicidio.

Un joven fue asesinado de una puñalada la noche del martes en San Rafael. La víctima, identificada como Jorge Alberto Videlplan, tenía 23 años y pereció tras ingresar herido al Hospital Schestakow. Por el hecho de sangre fue detenido su cuñado, Ángel Alberto Rojas Ayala (28), con quien el fallecido habría mantenido una pelea que desembocó en el ataque fatal, indicaron fuentes policiales.

Rojas Ayala es un delincuente conocido en el sur provincial y cuenta con más de una decena de antecedentes policiales. Ahora, sumó una causa más tras ser imputado por homicidio simple la mañana de este miércoles por el fiscal de Instrucción Javier Giaroli.

La información sostiene que el episodio tuvo lugar alrededor de las 22 cuando Videplan se encontró con el novio de su hermana -Rojas Ayala- en calle Juan José Paso al 70, en las cercanías de un asentamiento de Cuadro Nacional.

Al parecer, durante la conversación, tocaron un tema que tenían pendiente y que motivó una fuerte discusión. Acto seguido, el altercado fue subiendo de tono, a tal punto que Rojas Ayala desenfundó un arma blanca y le propinó una puñalada en el pecho a su cuñado, según la reconstrucción.

Posteriormente, Videplan fue auxiliado por conocidos que lo trasladaron en un vehículo particular al nosocomio sanrafaelino. No obstante, pese a los esfuerzos médicos, no logró sobrevivir.

En paralelo, efectivos del departamento desplegaron un operativo para dar con el señalado autor del asesinato. De ese modo, personal de la Unidad Investigativa Departamental San Rafael (UID), logró capturar a Rojas Ayala en una propiedad de calle Dardo Paloma, a pocos metros de la escena del crimen.

Durante la detención, el sospechoso se resistió y agredió a un efectivo con un arma blanca, la cual, creen, había utilizado para ultimar a su cuñado.

El funcionario público atacado recibió una herida en el dedo meñique, que no era de consideración, por lo que sólo fue asistido por personal médico en el lugar.

Posteriormente, Rojas Ayala fue llevado a una comisaria, donde se constató que tenía 1,33 gramos de alcohol por litro de sangre, casi el tripe de lo permitido por la ley de tránsito (0,5). Asimismo, presentaba cortes en las rodillas, que se habría producido durante un forcejeo con la víctima, explicaron las fuentes.

Reincidente

Rojas Ayala ha sido detenido en numerosas oportunidad por distintos hechos delictivos. Su prontuario fue inaugurado en 2004 por una averiguación hurto. En 2005, sumó dos causas por resistencia a la autoridad y lesiones. Mientras que al año siguiente lo investigaron por un robo doblemente agravado.

En 2007 continuó con su accionar y fue detenido por una infracción al artículo 113, párrafo tercero, del viejo Código de Faltas provincial (ley 3.365), es decir, ingresar a un campo cercado sin permiso del dueño. Y también por violar el artículo 61, por estar en estado de embriaguez en la vía pública. Ese mismo año la Justicia lo investigó por amenazas y hurto.

Pese a llevar varias aprehensiones en su haber, en 2008 siguió acumulando causas, esta vez por hurto y hurto en grado de tentativa.

Tras pasar un tiempo encarcelado, volvió a la acción en 2010, cuando fue detenido por amenazas y resistencia a la autoridad y nuevamente por infracción al Código de Faltas, esta vez por el artículo 49, párrafo e, protagonizar una riña en un lugar abierto.

Por esa misma contravención lo detuvieron también en 2011, año en que sumó otra imputación por amenazas y resistencia a la autoridad.

En 2013, nuevamente fue aprehendido por una contravención, estar alcoholizado en la vía pública.

Al año siguiente, pasó a protagonizar las páginas policiales de los diarios sureños, cuando fue imputado por el homicidio de Rolando Cordero, ocurrido en la Navidad de ese año. Eso lo mantuvo un largo tiempo en prisión, hasta que fue a juicio y fue absuelto por falta de pruebas en su contra.

Tras regresar a las calles, fue acusado por unas lesiones leves en 2017.

En tanto, el año pasado fue detenido en dos oportunidades: por un robo agravado por el uso de arma de fuego y por violar el artículo 121 de la ley 3.365, es decir, portar un arma sin la documentación correspondiente.

Ahora, volvió a sumar un expediente por homicidio y esta vez las pruebas en su contra son contundentes, pese a que la pesquisa sólo lleva algunas horas de desarrollo, deslizaron fuentes consultadas. Este miércoles, el hombre regresó a la cárcel y allí aguardará la audiencia de prisión preventiva en su contra.

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.